publicidad


 

Los agentes actuantes consiguieron interceptar al ahora detenido mientras este les amenazaba con un destornillador

 

La Policía Nacional ha detenido en la localidad de Puerto Real (Cádiz) a un hombre como presunto autor de los delitos de amenazas y atentado a agente de la autoridad.  Los agentes se personaron en el domicilio donde se encontraba una persona en actitud violenta y alterada. El ahora detenido, amenazó con matar a los agentes con una pistola, además de lanzar piedras y otros objetos contundentes hacía ellos. Utilizó también, un destornillador para intimidar a los policías, obstaculizando en todo momento la labor de los agentes y dificultando la detención, la cual fue lograda con eficiencia por los policías actuantes. El detenido fue trasladado a dependencias policiales y puesto a disposición judicial.

Los hechos tuvieron lugar  cuando un vehículo policial uniformado fue comisionado para personarse en un domicilio de la localidad de Puerto Real, donde se encontraba un individuo en actitud alterada. Los agentes se personaron en el lugar a los pocos minutos, momento en el que comenzaron a escuchar gritos de un varón, el cual amenazaba con matarlos a la vez que lanzaba piedras hacía ellos de gran tamaño, las cuales impactaron en los cuerpos de los agentes. El domicilio se encontraba en un carril oscuro y con poca visibilidad, lo que dificultó a los agentes visualizar en un primer momento a este individuo. 

Los intervinientes fueron deslumbrados con un foco desde el patio de la vivienda, a la vez que esta persona amenazó a los agentes con que tenía una pistola y los iba a matar, por lo que los agentes tomaron las medidas oportunas para salvaguardar su integridad física. Además, durante la intervención los agentes fueron amenazados con un palo, recibiendo pedradas y el lanzamiento de objetos incluso de un ladrillo. El foco que deslumbró a los agentes, resultó ser, el haz de luz que se encontraba junto al cañón del arma larga que dicho individuo apuntaba  para intimidar a los agentes. Los policías que temían por su integridad física, solicitaron apoyo al resto de indicativos, siendo necesario actuar con escudos y cascos de protección debido a la gravedad y peligrosidad de los hechos. Una vez los intervinientes tuvieron apoyo de otros policías, accedieron al domicilio con escudo para proceder a la detención del presentado como detenido, encontrando resistencia activa y oposición por parte de cuatro féminas que se encontraban en el domicilio y obstaculizando la detención de dicho individuo, el cual en ningún momento depuso su actitud agresiva. 

Tras ser apartadas del detenido las féminas presentes en el lugar, el individuo retrocedió y cogió un destornillador que se encontraba encima de un ciclomotor para intimidar a los policías, momento en el que la madre de este se interpone de nuevo entre el detenido y los agentes. Finalmente, la madre es apartada con celeridad por los policías, pudiendo así proceder a retirar el destornillador con el que amenazó y arremetió contra ellos, para seguidamente reducirlo con la fuerza mínima indispensable y proceder a su detención. 

Posteriormente fue trasladado a dependencias policiales para ser puesto a disposición judicial por los delitos de Amenazas y Atentado a Agente de la Autoridad. Como resultado de la intervención, los agentes tuvieron que recibir asistencia sanitaria por las agresiones sufridas.