publicidad


Agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil han detenido a 11 miembros de una organización responsable de más de 80 robos en tiendas de telefonía y estancos. También se dedicaban al tráfico ilícito de vehículos y a sustraer en naves de polígonos industriales de ciudades de Andalucía occidental, sobre todo en Sevilla y Cádiz.

La investigación se inició el pasado mes de noviembre a partir de un robo en un domicilio de Dos Hermanas, en el que cuatro encapuchados, con un arma asaltaron una vivienda y agredieron a sus moradores. Después huyeron del lugar en un vehículo de alta gama sustraído y efectuaron un disparo intimidatorio en el exterior de la vivienda. Posteriormente, los agentes puedieron comprobar que en la misma localidad, con el mismo modus operandi, se habían realizado varios robos en naves industriales y tiendas de telefonía móvil, utilizando para su comisión vehículos de alta gama sustraídos que abandonaban y prendían fuego.

Los mecanismos de coordinación policial se activaron al comprobarse que esta forma de actuar coincidía en diferentes robos en toda Andalucía Occidental, sobre todo en Cádiz y Sevilla. Se formó entonces un grupo conjunto de investigación de agentes de la Policía  Nacional y de la Guardia Civil. Los agentes comprobaron que esta crganizción poseía sofisticados medios técnicos para la sustracción de vehículos de alta gama que empleaban, así como para neutralizar las alarmas de los establecimientos afectados.

Además se confirmó que este grupo abarcaba todo un abanico de especialidades delictivas, como el tráfico ilícito de vehículos de alta gama, que, una vez sustraídos, eran desmontados y vendidos por piezas en el norte de África; el robo con fuerza en naves industriales con utilización de sistemas de neutralización de alarmas; y el robo de establecimientos de telefonía móvil y estancos mediante la rotura del escaparate con el empleo de mazas y el robo con violencia.

Robaban en pocos minutos causando destrozos en los comercios

Durante la investigación se comprobó que estos individuos, normalmente a altas horas de la madrugada, irrumpían causando grandes destrozos en establecimientos comerciales, en un espacio de tiempo no superior a unos minutos. Se apoderaban de cuantos efectos de valor podían reunir y abandonaban el lugar a gran velocidad en vehículos sustraídos.

Los agentes actuantes comprobaron que habían llegado a cometer tres robos en una noche, a pesar de la distancia de algunas ciudades, como Rota y Estepa. Se desplazaban a gran velocidad y generaban situaciones de gran peligro en las vías públicas por las que circulaban, ya que no dudan en poner en riesgo su vida y la del resto de los  usuarios de la vía.

La fase de investigación finalmente permitió identificar a los principales miembros de la organización, localizar los domicilios donde depositaban los efectos sustraídos y una nave dedicada al depósito de vehículos robados (alguno con un valor superior a 150.000 euros), todos de alta gama, con la finalidad de desmontarlos y vender sus piezas, relacionándolos con más de 80 hechos delictivos.

El grupo de investigación conjunto de la Policía Nacional y Guardia Civil procedió a realizar seis registros, autorizados por el Juzgado de Instrucción en funciones de guardia de Dos Hermanas (Sevilla). Cinco de ellos en distintos domicilios de Sevilla capital, Alcalá de Guadaíra y Coria del Río, y uno en una nave industrial en a localidad de Los Palacios donde se detuvieron a seis de los implicados.

Entre los efectos intervenidos hay material técnico para la codificación de llaves de vehículos de alta gama de distintas marcas, inhibidores de frecuencia, cinco vehículos sustraídos y desmontados en piezas ya preparados para su distribución, dos tractores agrícolas en perfecto estado sustraídos en la provincia de Huelva, documentación de diferentes vehículos sustraídos, dos pistolas detonadoras con más de 100 cartuchos, diversas herramientas, teléfonos móviles y material informático sustraído, así como otros útiles utilizados para los robos con fuerza.

La fase final de la investigación permitió detener al resto de integrantes de esta organización, un total de 11 arrestados que ha permitido la desarticulación uno de los grupos criminales más activos en Andalucía Occidental.

La operación ha sido realizada por agentes de la Jefatura Superior de Policía de Andalucía Occidental y agentes de las Comandancias de la Guardia Civil de Sevilla y Cádiz.