publicidad


 

Los detenidos tomaban todo tipo de medidas de seguridad para evitar ser detectados, como una motocicleta que en torno al vehículo iba realizando labores de contravigilancia para alertar de la posible presencia policial

 

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Algeciras a dos personas de 28 y 25 años de edad como presuntos autores de un delito de tráfico de drogas. Los detenidos son miembros de un grupo organizado dedicado a la introducción de hachís utilizando para ello   motos de agua  para cruzar el  Estrecho. Una vez  que alcanzan  la costa española, la droga que va en el interior de una mochila es lanzada al agua donde quedaba fondeada por un tiempo indeterminado. Posteriormente, otro individuo, conocedor del punto exacto donde se encontraba sumergida la mochila, accedía a ella rescatándola e introduciéndola en un vehículo que trasladaba la mercancía desde las inmediaciones del faro de Punta Carnero hasta Algeciras. 

En la tarde del pasado 25 de junio, un agente de la  Policía Nacional, perteneciente a la Brigada Movil que se encontraba  fuera de servicio observó en la zona del Faro de Algeciras a dos personas que habían recogido una mochila, que previamente  había soltado una moto de agua en la costa. Tras recibir la información se realizó un dispositivo en el que participaron agentes de la UDYCO y  del Grupo de Atención al Ciudadano los cuales en  la carretera a Getares, intersección con 28 de Febrero, se detiene a una persona que circulaba en un turismo y minutos después se detiene al conductor de la  moto que hacía labores de contravigilancia. En el turismo se halló  una mochila con diez kilogramos de hachís, en cuyo  interior se encontraron dos discos de pesas de 5 kilos cada uno con el objetivo de servir de lastre a la hora de fondearla en el agua. Las  placas de hachís intervenidas, además del envoltorio con cinta americana en el que habitualmente son halladas, éstas se encontraban recubiertas con una capa de globos, globos comunes de los habitualmente utilizados en fiestas y celebraciones con los que se pretendía aportar un nivel de protección mayor que evitase el efecto dañino del agua sobre la sustancia estupefaciente.

La operación, dirigida por el Juzgado de Instrucción número 3 de Algeciras continúa abierta y no se descartan futuras detenciones de individuos vinculados a esta operación de introducción de hachís en nuestro país.