publicidad


La Guardia Civil de Cádiz ha incautado 2.100 kilos de hachís que se transportaban en el interior de una furgoneta, deteniendo al conductor y único ocupante de la misma. La droga iba envuelta en sacos de arpillera y se repartía en 70 fardos. El servicio se enmarca dentro del operativo de seguridad ciudadana desempeñado con motivo del Carnaval.

El servicio se produjo a la altura de la entrada de Chiclana de la Frontera, en el PK 3,5 de la A-48,  cuando los guardias civiles de la Unidad de Seguridad Ciudadana de la Compañía de Chiclana, USECIA, interceptaron una furgoneta de la marca Nissan modelo NV 400, para la identificación de su conductor, resultando que en el habitáculo de carga se transportaban 70 fardos de hachís envueltos en sacos de arpillera, por lo que de forma inmediata se detuvo al conductor y único ocupante de la misma, como presunto autor de un delito contra la salud pública.

publicidad


El detenido resultó ser A.V.A., de 37 años de edad y vecino de San Fernando, el cual tras pasar a disposición judicial, junto con la droga y la furgoneta interceptada, y ser oído en declaración, quedó ingresado en la prisión de Puerto.