publicidad


La Policía Local de Cádiz ha detenido a un menor de edad como presunto autor de un delito contra la salud pública, portando en el momento de su arresto un total de 11,5 gramos de cocaína, un gramo y medio de hachís y 248 euros obtenidos, presumiblemente, de la venta de estupefacientes.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 21.30 horas del pasado viernes, cuando funcionarios del Grupo Bravo prestaban servicio de protección a los menores del consumo de alcohol y drogas en la alameda Marqués de Comillas. Según consta en el atestado, una pareja de agentes de paisano se encontraba denunciando a dos personas por consumir un cigarrillo de lo que parecía ser hachís, percatándose en ese momento de cómo un joven que llegaba a la zona para reunirse con un grupo de amigos era advertido por éstos de la presencia de los policías, por lo que gira bruscamente para alejarse del lugar.

Ante la actitud sospechosa del joven, los efectivos policiales se dirigieron hacia él con intención de identificarlo, momento en el que emprende la huida a la carrera mientras esconde algo en la zona de los genitales. Así, se inició una persecución por varias calles del centro histórico que culmina en la calle Vea Murguía a la altura de Veedor, donde los policías constatan que se trata de un menor de 17 años de edad.

En un cacheo superficial se intervino al menor la cantidad de 248 euros fraccionados en distintos billetes y monedas, respondiendo de forma contradictoria e incongruente sobre la procedencia del mismo. Por ello, y ante la sospecha de que pudiera portar sustancias estupefacientes, se le realizó un cacheo integral que dio como resultado la intervención de 11,5 gramos de cocaína y de 1,5 gramos de hachís. En consecuencia, se procedió a la detención del menor como presunto autor de un delito contra la salud pública.