Redacción | Algeciras.- Agentes de la Policía Nacional  han detenido en Algeciras a una mujer como presunta responsable de los delitos de denuncia falsa y simulación de delito. Los investigadores descubrieron el  engaño y la supuesta victima había  inventado ser la perjudicada del robo de su teléfono móvil.  Denunciar falsamente o simular ser víctima de un delito está penado  con 6 a 12 meses de privación de libertad y con multas que oscilan entre los 3000 y 6000 euros por la realización de un delito contra la administración de la justicia.

La Policía Nacional inició en Algeciras una investigación después de que una mujer denunciara en la Comisaría el robo con fuerza perpetrado con violencia e intimidación y cuyos autores le arrebataron el teléfono móvil dándole un fuerte tirón. Los investigadores del grupo segundo de la UDEV comenzaron a realizar las primeras pesquisas para localizar a los presuntos autores que según la declaración de la denunciante se dieron a la fuga en un ciclomotor.

publicidad


Los agentes del citado grupo de la Brigada de Policía Judicial  tras recabar datos sobre el hecho, citaron a la denunciante para tomarle declaración. La supuesta victima reconoció que los hechos denunciados no eran ciertos y que había faltado intencionadamente a la verdad. El motivo por el cual simulo ser victima de un robo  fue para cobrar el seguro ya que había olvidado su teléfono móvil en la mesa de la terraza de un bar.  Por tales hechos fue  fue informada de los motivos de su detención al incurrir como presunta autora material de un delito de simulación de delito.

Tras ser oída en declaración y finalizada la instrucción del atestado policial la detenida fue puesta a disposición del  el Juzgado de Instrucción en funciones de guardia en la ciudad de Algeciras (Cádiz)

Comprobación de los hechos denunciados

Fingir ser víctima de una infracción penal o denunciar una inexistente está recogido en el artículo 457 del Código Penal, entre los delitos contra la Administración de Justicia, y está penado con una multa de 6 a 12 meses. Los agentes investigan todas las denuncias que se realizan para actuar en consecuencia contra los presuntos autores, pero si se demuestra la falsedad de lo manifestado, la supuesta víctima se convertirá en autora de una infracción penal