Redacción | Medina.-  La Guardia Civil de Cádiz ha detenido en Medina Sidonia a un vecino de la localidad como presunto autor de un delito de desórdenes públicos, al atribuírsele la autoría de tres llamadas en las que se amenazaba de la colocación de artefactos explosivos en el Ayuntamiento, la Empresa Municipal de Aguas y una empresa local. Está previsto que se solicite el pago de los gastos generados por los dispositivos que se organizaron hasta la comprobación de que se trataba de una falsa alarma.

La investigación llevada a cabo por los guardias civiles del Grupo de Información de la Comandancia de Cádiz, se inició tras recibirse tres llamadas telefónicas realizadas en entidades públicas y privadas de la localidad asidonense, en la que un individuo alertaba de la colocación de artefactos explosivos. El modo en que se realizaron las llamadas y el actual nivel de alerta antiterrorista en el que nos encontramos, hizo que se activaran todos los protocolos ante situaciones de este tipo.

Tras evacuar al personal y después de inspeccionar “exhaustivamente” los edificios en cuestión con personal especializado y perros adiestrados a tal fin, se pudo comprobar la no existencia de artefacto, por lo que se pudo determinar que se trataba de una falsa alarma.

Tras analizar el contenido de las distintas llamadas, y acotar el lugar desde donde se habían realizado , los agentes centraron sus sospechas en un vecino de la localidad que mantenía ciertas desavenencias con las entidades amenazadas.

Una vez identificado, en la mañana del pasado día 18 se procedió a la detención como presunto autor de un delito de desordenes públicos, de J.M.G.G. de 46 años de edad, natural y vecino de Medina Sidonia, siendo trasladado a las dependencias de la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz, para la instrucción de las correspondientes diligencias, para ser puesto al día siguiente a disposición del titular del Juzgado Mixto nº 5 de los de Chiclana de la Frontera.

Una vez se celebre el correspondiente juicio, y caso de ser declarado culpable, se solicitará que haga frente a los gastos ocasionados por los distintos dispositivos organizados por las distintas entidades relacionadas.

Desde la Comandancia de la Guardia Civil se recuerda que en el caso de recibir una llamada alertando de una amenaza, debe seguir estos consejos:

  • Anotar todo lo que le digan y mantener la calma.
  • Alargar la comunicación solicitando repetir los datos que le aporten, requiriendo una descripción detallada y concreta de la amenaza.
  • Identificar si es posible el número llamante.
  • Identificar el sexo de la persona que habla
  • La procedencia del tono de voz (nacional o extranjera)
  • La seriedad de la amenaza
  • El estado de ánimo del que amenaza
  • Posibles sonidos/ruidos de fondo
  • Piense que cualquier dato que pueda proporcionar, por insignificante que parezca, será de gran importancia para valorar la amenaza.
  • Tras la llamada avise de forma inmediata al 062 o al servicio de emergencias 112.

Compartir con: