Agentes de la Policía Nacional han detenido en Sanlúcar de Barrameda a un hombre y una mujer vecinos de la localidad como presuntos autores de un delito de tráfico de drogas. El detenido utilizaba su propio domicilio punto de venta de droga hasta donde se desplazaban numerosas personas todos los días para adquirir su dosis diaria. La mujer detenida ha sido investigada como presunta responsable de un cultivo indoor de marihuana donde se han intervenido más de 400 plantas y además se le imputa un delito de defraudación de fluido eléctrico.  

Las investigaciones  se iniciaron a través de informaciones propias recabadas por la Policía Nacional así como también por la colaboración ciudadana. Los agentes detectaron un punto muy activo de venta de sustancias estupefacientes en el interior de un domicilio particular. El principal investigado utilizaba su propia vivienda para vender todo tipo de drogas, desplazándose hasta el lugar numerosos politoxicómanos cuya presencia en la zona alarmó a los vecinos.

Fruto de las gestiones realizadas se procedió a realizar una entrada y registro en el domicilio investigado donde además de detener al encartado se intervinieron  diferentes tipos de drogas, dinero, numerosa maquinaria y efectos presuntamente robados, los cuales están pendientes de identificar por parte de sus legítimos propietarios.

Dentro de la línea de actuación,  ese mismo día se procedió a la detención de una mujer y vecina de la localidad  tras ser investigada como presunta autora de un delito contra la salud pública. La detenida era la  presunta responsable de un “cultivo Indoor” de plantas de marihuana, que fue localizado un registro domiciliario,  autorizado por la Autoridad Judicial. En total se intervinieron más de 400 plantas de cannabis sativa, junto con multitud de efectos relacionados y necesarios para este tipo de ilícita actividad.

Aumento en la localidad de los cultivos indoor de marihuana

La Policía Nacional ha detectado que en los últimos meses se está produciendo una proliferación de este tipo de cultivos  de interior, no sólo en zonas rurales, sino también en chalets, casas, pisos, locales y trasteros ubicados en cualquier zona de de Sanlúcar de Barrameda. Las plantaciones se instalan en espacios cerrados y acondicionados perfectamente para que la  “cosecha” de cogollos de marihuana se realice cada 12 semanas aproximadamente.

Para ello están provistos de maquinaria y  productos muy específicos de fertilizantes, abonos, productos, así como lámparas de calor, aires acondicionados, ventiladores, extractores y filtros de carbón para evitar el olor que estas plantas desprenden, generando todo ello un óptimo crecimiento. Este tipo de plantaciones necesitan  un enorme consumo eléctrico, el cual para no ser fácilmente detectado en el contador, los instaladores “enganchan” el suministro eléctrico al alumbrado público municipal.