Redacción | Provincia.- Hoy 20 de junio se celebra el Día Mundial de los Refugiados, y la Diputación de Cádiz colaborará con ACNUR y su proyecto de asistencia básica a población refugiada Siria en Jordania. La presidenta Irene García, y la representante legal en Andalucía de ACNUR, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Esperanza Belmonte, han suscrito el convenio por el que la Institución Provincial aportará 35.000 euros para este fin.


El proyecto de ACNUR afecta al campo de acogida de  Zaatari, para proveer a 70.000 personas de cupones ‘cash assistance’ de gas y artículos no alimentarios básicos de emergencia según estándares internacionales y en cantidades suficientes para su uso doméstico.

La presidenta de la Diputación ha resaltado la labor “encomiable” que hace el Alto Comisionado de las Naciones Unidas con las personas que han tenido que abandonar sus hogares, y ha mostrado su satisfacción porque “la Diputación revitaliza las actuaciones en materia de cooperación”. Irene García ha defendido la implicación de todos y cada una de las administraciones en la búsqueda de una solución a esta problemática global. En especial ha apelado a la responsabilidad de las Instituciones Europeas, con quien se ha mostrado crítica. “La mayoría de los ciudadanos no nos sentimos identificados”, ha afirmado sobre las políticas europeas de asilo la presidenta, que ha abogado por medidas urgentes para que los refugiados “no sean la vergüenza de Europa”.

Por parte de ACNUR, Esperanza Belmonte, ha agradecido el apoyo de la Diputación y ha ofrecido los datos que su organización ofrece en este Día Mundial. Hay siete millones de refugiados más que en esta fecha el año pasado, una persona tiene que huir cada 24 minutos, 65 millones de refugiados en el mundo… “Que estas personas tengan una vida digna” es el principal reto de su organización, según ha explicado Esperanza Belmonte, que ha tenido un recuerdo para otras poblaciones que están viviendo situaciones de exilio prolongado, como Sudán del Sur, Somalia o Afganistán.

La asistencia a los refugiados en las regiones aledañas a Siria, además de una cuestión de justicia y humanidad elemental, es un mecanismo de prevención para evitar que muchas de estas personas en su desesperación se aventuren a atravesar el Mediterráneo en condiciones de alto riesgo para sus vidas. Desde 2010 Se conocen casi diez mil muertes como trágico balance de estos viajes, casi siempre organizados por mafias que trafican con personas.

De los sesenta y cinco millones de personas que se han visto obligadas a huir de sus hogares, más de la mitad de ellas son niñas y niños. 7,6 millones son desplazados de  la guerra en Siria, casi cinco millones han salido del país, de las que más de 635.000 se encuentran en la vecina Jordania, donde se desarrolla este proyecto de ACNUR.

 La guerra, que se ha cobrado 220.000 vidas y ha dejado un millón de heridos hasta la fecha, también ha mermado en veinte años la esperanza de vida de la población, de 75,9 a 55,7 años. Más de la mitad de los menores en edad escolar no van a la escuela. La mayoría de las personas han perdido sus fuentes de ingresos y 4 de cada 5 sirios viven en la pobreza, el 30% en situación extrema.

Turquía, Jordania o Líbano están al borde del colapso para poder atender esta avalancha, en un desplazamiento masivo que no se producía desde la Segunda Guerra Mundial. En Jordania sólo un 15% de la población refugiada tiene seguridad alimentaria. A la crisis humanitaria se une la fractura social de los países que acogen a los desplazados, que los perciben como causantes del aumento del coste de las viviendas, así como de una presión a la baja en los salarios.

Otras acciones de la Diputación en materia de Refugiados

A través de su área de coordinación Política y Cooperación Internacional, la Diputación ha desarrollado o va a poner en marcha acciones de diversa naturaleza relacionadas con la situación global de los refugiados.

En concreto, Diputación también colabora con ACNUR a través de la convocatoria para Educación para el Desarrollo 2016 incluye una ayuda al proyecto ‘Sensibilizar para transformar’ en Alcalá de los Gazules. Otros dos proyectos de esta convocatoria también abordan esta problemática: ‘Convivir en paz: Derechos Humanos y Solidaridad con los Refugiados 2016’, en Medina, y el proyecto ‘Tome Conciencia’, en  Tarifa.

Diputación trabaja en otra iniciativa de sensibilización escolar a desarrollar a inicios del próximo curso en colaboración con la Asociación de la Prensa de Cádiz, que promueve un análisis crítico de la imagen del colectivo de inmigrantes y refugiados en los medios de comunicación en municipios menores de 20.00 habitantes. También se ultima una jornada de Derechos Humanos, en la que participan unos 40 estudiantes con un taller sobre refugiados a celebrar en el Bosque, en colaboración con la Fundación Baltasar Garzón

Además la exposición ‘Entrefronteras’, que  recoge imágenes relacionadas con el drama de los refugiados y la inmigración y ya se ha expuesto en Cádiz, viajará a continuación a San Roque para proseguir su itinerancia por la provincia.

En materia de integración, se plantean cursos de formación para adquirir los conocimientos necesarios de cara a facilitar el proceso de acogida, adaptación e integración con personas refugiadas, dirigidos a responsables políticos y técnicos de las administraciones. Serán impartidos por Cruz Roja. Además el servicio de Vídeo, junto con la Fundación Tierra de Todos, editó un vídeo informativo para emitir en los centros de recepción de inmigrantes, que informaba sobre los procedimientos legales para que estas personas pudieran solicitar su derecho de asilo.

Compartir con: