La Corporación Provincial y Empleados de la Diputación se han concentrado a las puertas del Palacio Provincial y han guardado un minuto de silencio con motivo del atentado perpetrado en Kabul el pasado viernes, que costó la vida a Jorge García Tudela e Isidro Gabino San Martín. La presidenta, Irene García, ha sido la encargada de leer un manifiesto de recuerdo y solidaridad con las víctimas y sus familias y de repulsa a este ataque que trata de “romper con las líneas básicas de democracia y libertad”.

Este manifiesto defiende que ante “la guerra que el terrorismo ha comenzado” solo cabe, de partida, “la unidad y la respuesta inmediata de condena”. Y añade que “ya no somos ajenos a nada de cuanto ocurre en este sentido, porque el fanatismo, demostrado está, es capaz de llevar la violencia y el intento de a cualquier parte del mundo”.


El comunicado incluye un recuerdo a las familias de los fallecidos y un reconocimiento a los miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad y de las Fuerzas Armadas que se encuentran en zonas de conflicto.

La lectura de Irene García ha aludido al lugar simbólico en que se ha producido esta concentración, junto al Puerto de Cádiz, metáfora del ir y venir de gentes y de tolerancia entre diferentes culturas y el monumento a las Cortes de Cádiz, que consagraron en 1812 libertades y derechos para la ciudadanía en La Pepa.

Las banderas de los distintos edificios en que se encuentran dependencias de la Diputación ondean a media asta en señal de duelo.

Compartir con: