Redacción | San Fernando.- Partido correspondiente a la 15ª jornada de fase regular en el grupo DB de liga EBA entre los equipos DKV San Fernando e Icom Udea de Algeciras, disputado con una entrada importante de público en el pabellón del Parque de San Fernando.

Anotadores:

DKV SAN FERNANDO: Pepe Hidalgo (4), Diego Gallardo (10), Justo Pelayo (6), Juanmi Troncoso (17) , Pito Ruiz (7),- cinco inicial- Antonio Maroufi, Pedro Ortega (3), Jesús Ponce (2), Josu Remesal (1), Cesar Heras, Ángel Cañas (8) y Álvaro Benítez.



ICOM UDEA: Javier Fernández (3), Julien Sargent (9), Michael Murray (18), Austin Mofunanya (11), Michael Crane (9)- cinco inicial- Borja Corrales, Juanmi Lopez (6), Sergio Malla, Samuel Ortiz (2), Jose M. Balmón (7), Joel Expósito, Sam Buxton (11).

El DKV San Fernando necesitaba la victoria y sabedores de ello saltaron a la pista dispuestos a todo para conseguir el objetivo, pero el ICOM UDEA, con cuatro americanos en pista de inicio, no iba a ponerlo fácil a pesar de estar y clasificados para la liga de ascenso. Los primeros minutos fue toda una declaración de intenciones por parte de los locales que desarrollaban sobre la pista  todo un alarde de trabajo y compromiso. Una defensa que asfixiaba al contrario, sobre todo a los bases y un ataque ordenado y efectivo que se tradujo en anotación en sus primeras cinco posesiones, hacían que por el momento la parroquia isleña soñara con derrocar al todopoderoso  equipo algecireño que se presentaba a este encuentro con su casillero de derrotas a cero. Tras estos primeros minutos los visitantes parecieron reaccionar de cierta forma y tras encadenar algunas buenas acciones consiguió no perderle la cara al encuentro y cerrar el primer cuarto con un marcador provisional de 16-17 que dejaba la batalla abierta a la espera de nuevos acontecimientos.

El segundo cuarto fue similar al primero en sus primeros compases, pero los visitantes sometieron el encuentro a una marcha más alta y eso empezó a generar algunos problemas en los isleños que vieron como su juego interior empezaba a notar la falta de rotación y dieron algunas facilidades a los jugadores altos de Algeciras que aprovecharon dicha coyuntura para tomar cierta ventaja en el electrónico. Fue el momento en el que el entrenador local empezó a dar minutos al banquillo. Buenos compases de Perico Ortega y Cesar Heras que lejos de ser meros recambios, se convirtieron en auténticos estiletes para los suyos, pues con ellos en la pista el equipo recobró las buenas sensaciones y de nuevo la igualdad en el marcador.

Un percance cortó de raíz la buena racha de los turquesas que en un lance del juego, Josu, alero local imprescindible en el ataque, recibió un golpe en la ceja que requirió de varios puntos de sutura. Así pues en los últimos instantes y casi sin tiempo a reaccionar, los visitantes volvieron a dar otro arreón que se tradujo en una diferencia de nueve puntos camino a los vestuarios para el pertinente tiempo de descanso.

El segundo tiempo comenzaba con el equipo local absolutamente volcado a la causa y con una actitud defensiva propia de las grandes tardes de gloria y un ataque perfectamente orquestado por el base Pepe Hidalgo y daba a conocer a su rival la verdadera dimensión de baloncesto que atesora el equipo. El juego interior marcaba verdaderas diferencias que, a su vez, estaba complementado con un muy inspirado Juanmi Troncoso, que a base de rápidas transiciones y certeros tiros lejanos mantenían al equipo con serias aspiraciones de conseguir el objetivo de la victoria. Los bases visitantes no encontraban  el camino para hacer jugar a los suyos y su juego interior se perdía en batallas personales que desde luego hacía que el rival se creciera y viera con claridad las grietas de su sistema de juego. Un cuarto extraordinario de los chicos de Juan Luis Esteban que no obstante no se vio del todo reflejado en el marcador, ya que la diferencia al final de estos diez minutos seguía siendo de tres puntos a favor de los visitantes.

El último envite comenzaba con todo por decidir y con un ramillete de posibilidades para los isleños para por fin, hacer hincar la rodilla por primera vez en toda la temporada a su rival. Pero se acabó la gasolina del equipo turquesa, que parecía más cansado que su rival y empezó a tener ciertos desajustes defensivos que unido a la lógica prisa por llegar al aro provocó que los ataques no fueran tan ordenados y certeros como el anterior periodo y tras un parcial al final del cuarto de 8 – 23 dio al traste con las ilusiones de los isleños que vieron como un marcador absolutamente injusto y muy engañoso para los méritos de unos y otros sentenciaba definitivamente el partido.

Partido muy completo por parte de los locales que una vez más a causa de los detalles volvió a quedarse el aire, plantando cara a todo un gran equipo, con la base de sus jugadores americanos que siempre dan ese plus de calidad al equipo. Desde luego todos esos buenos minutos ante el mejor equipo de la competición debe servir como referencia para los próximos enfrentamientos.

La próxima semana el DKV San Fernando rendirá visita al equipo cordobés de Yosiquesé con la firme intención de retomar la senda de la victoria.

Compartir con: