La Empresa Pública de Emergencias Sanitarias 061 y la Universidad de Cádiz (UCA) han organizado una jornada de formación masiva para entrenar en técnicas de reanimación cardiopulmonar a unas 200 personas, entre alumnado, personal docente y de gestión de la universidad gaditana.

Este encuentro, al que ha asistido el director del Servicio Provincial 061 de Cádiz, Jesús Enrique Martínez, han tenido lugar por sexto año consecutivo en el pabellón polideportivo de la UCA, situado en el Campus Universitario de Puerto Real, y tiene como objetivo principal formar a jóvenes y a profesionales de la educación en las maniobras de reanimación cardiopulmonar básica, para que ante situaciones en las que fuera necesario puedan aplicarlas y ayudar así a los servicios de emergencias sanitarias a salvar vidas.

Un total de 30 monitores han entrenado en una sesión y en grupos reducidos a los participantes en Puerto Real. Los docentes expertos que han colaborado de forma voluntaria en esta formación pertenecen a la Universidad de Cádiz, al Servicio de Emergencias Sanitarias 061 de Cádiz, a los Dispositivos de Cuidados Críticos y Urgencias (DCCU) del Distrito Sanitario Bahía de Cádiz-La Janda y del Área de Gestión Sanitaria de Jerez, Costa Noroeste y Sierra y al Servicio de Transporte de Críticos Semyu-112.

Esta iniciativa ha permitido que más de 1.700 jóvenes universitarios hayan tenido acceso en estos seis años a una formación gratuita en primeros auxilios, en la que se les ha enseñado como reconocer una parada cardiorrespiratoria, las técnicas básicas para realizar una reanimación cardiopulmonar y las medidas que hay que tomar ante el atragantamiento en el adulto y en el niño, entre otros aspectos. 

Esta modalidad de formación, ya consolidada en Cádiz gracias a otras experiencias previas, está dirigida a mejorar la atención inicial de los afectados por una parada cardiorrespiratoria, ayudando a reducir secuelas graves e iniciando las técnicas básicas mientras llegan los equipos de emergencias sanitarias.

Técnica de reanimación cardiopulmonar

La parada cardiorrespiratoria es la interrupción brusca, generalmente inesperada y potencialmente reversible, de la respiración y de la circulación espontáneas. Una recuperación del paciente sin secuelas neurológicas exige que los tiempos de actuación sean lo más precoces posibles. En este punto, la colaboración ciudadana, el aviso y el inicio inmediato de maniobras de reanimación son imprescindibles para conseguir un buen resultado final.

La técnica de reanimación cardiopulmonar consiste en el mantenimiento de la vía aérea abierta, de la respiración y de la circulación de la sangre sin equipo específico, solo utilizando las manos y la boca, pudiéndose usar dispositivos de barrera para la vía aérea, evitando así el contacto directo con la víctima.

Cadena de supervivencia

Durante las sesiones, los asistentes ponen en práctica los consejos y recomendaciones de los profesionales sanitarios para realizar la reanimación cardiopulmonar sobre maniquíes o pacientes simulados, al tiempo que aprenden la secuencia de actuaciones que determinan un aumento de la supervivencia tras sufrir una parada cardiorrespiratoria, lo que se ha llamado ‘Cadena de Supervivencia’.

Esta cadena consta de cuatro eslabones bien diferenciados y todos a su vez imprescindibles. En primer lugar, hay que alertar con rapidez al servicio de emergencias sanitarias llamando al número 061, para posteriormente comenzar con las maniobras de reanimación cardiopulmonar básica de forma eficaz y hasta que llegue el equipo sanitario que atenderá al paciente. En tercer lugar, se efectuará la desfibrilación precoz, que se refiere al tratamiento eléctrico de la arritmia que ha producido la parada. Por último, el equipo de emergencias sanitarias realizará la asistencia y traslado al hospital correspondiente.

RCP Telefónica

Desde los centros coordinadores de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias, ante una situación de sospecha de parada cardiorrespiratoria, se anima y se explica a los alertantes cómo realizar estas maniobras básicas mientras llegan los equipos de emergencias al lugar del suceso, dado que está demostrado que intentar aplicar estas técnicas a pesar de no tener conocimientos previos en primeros auxilios, ayuda a muchos pacientes llegando a aumentar las posibilidades de supervivencia en más del 50% de los afectados.

Estos eventos suceden en la calle, en el trabajo o mientras se hace ejercicio o una actividad extenuante, si bien ocurren en su mayoría en el hogar. En la actualidad, menos de 1 de cada 10 personas sobrevive. Las investigaciones realizadas muestran que la aplicación de las técnicas de reanimación cardiopulmonar por una persona que presencia la parada cardíaca aumenta la supervivencia entre 2 y 3 personas de cada 10, aunque sólo 1 de cada 5 pacientes llega a recibir esta ayuda.