publicidad


El alcalde de Chiclana, José María Román, ha hecho entrega del local municipal de la calle Palomar a Cáritas Diocesana de Cádiz, tras la firma del documento de cesión del uso temporal y gratuito de este local ubicado en el número de 12 de dicha calle, denominado Centro Social ‘Padre Francisco Almandoz’. Un acto en el que también han estado presentes el delegado municipal de Servicios Sociales, Francisco José Salado, y la presidenta de Cáritas Diocesana de Cádiz, María del Mar Manuz.

De esta forma, tras acuerdo adoptado por el Pleno del Ayuntamiento con fecha 29 de noviembre de 2018, en el que se acordó la cesión con carácter temporal y gratuito del uso del inmueble descrito a Cáritas Diocesana de Cádiz, justificando la utilidad social de dicha cesión en los fines propios de la citada entidad, a saber, acciones sociocaritativas que se desarrollan en el mismo local y que se concretan en proyectos de atención a personas sin hogar y a personas en busca de mejorar su empleabilidad, el Consistorio chiclanero cede el uso del mismo por un plazo de 20 años.

“Hace ya más de diez años que Cáritas atiende a las personas en Chiclana y hoy se sella un nuevo compromiso de esta ciudad para ayudar a esta entidad, de cara a suavizar las difíciles situaciones personales de aquellos que no tienen recursos y necesitan ayuda”, ha expresado el alcalde, quien ha agradecido “el trabajo que llevan a cabo desde Cáritas en Chiclana, siempre desde la más íntima colaboración con la Delegación Municipal de Servicios Sociales”. “Hoy formalizamos la cesión de este local a Cáritas durante 20 años con la absoluta certeza de que se está trabajando muy bien con estas personas que lo necesitan”, ha explicado.

Asimismo, el regidor chiclanero ha destacado que “la labor de las personas que trabajan en Cáritas es digno de agradecer, porque muchas veces se viven momentos muy complicados y es necesario tener el temple necesario para poder gestionarlos bien”. “Además, se encuentran con otra persona con esa sensibilidad tan especial, que es nuestro delegado de Servicios Sociales”, ha recalcado.

Por su parte, María del Mar Manuz ha resaltado que “es un gran apoyo poder contar con un local durante los próximos 20 años, ya que así podremos coordinar y apoyar la labor que se hace en todas las parroquias”. “Es importante tener estabilidad para poder desarrollar todas esas labores de formación, apoyo, atención, etcétera…, ya que los problemas son siempre mayores que los recursos y debemos ir innovando”, ha expresado la directora de Cáritas Diocesana de Cádiz, quien ha añadido que, “además, trabajamos en otros aspectos como promoción de las personas, con cursos, asesoramiento laboral, etcétera…”.

“Agradecer al alcalde su implicación con el proyecto y, por supuesto, al delegado de Servicios Sociales sus palabras durante su intervención en el Pleno, en el que se aprobó esta cesión”, ha comentado Manuz, quien ha añadido que “estos 20 años de cesión reflejan el voto de confianza que tenéis en Cáritas y en la buenísima colaboración con los Servicios Sociales del Ayuntamiento. Por tanto, en este tiempo hay mucho bien que hacer por parte del voluntariado de Chiclana, que es uno de los más grandes de la Diócesis”.

Actuaciones

 

Hay que recordar que Cáritas, responsable de la gestión del centro, lleva a cabo distintas actuaciones en el mismo. De esta forma, cuenta con un punto de información y acogida a personas sin hogar, actuación complementaria a la ofrecida desde los Servicios Sociales Comunitarios, para atender algunas de las necesidades más básicas de las personas que pasen o estén en la localidad. Así, hay servicios de acogida, información y derivación, acompañamiento social individualizado, higiene, lavandería y ropería de emergencia.

Por otro lado, el centro cuenta con un aula del voluntariado, espacio para el encuentro y la formación, cuya principal pretensión es lograr que la comunidad reflexione sobre las implicaciones que conlleva el compromiso inherente al voluntariado, así como el ejercicio de la caridad. A través de este aula se pretende situar a todas las personas voluntarias en un proceso pedagógico que acierte a combinar el conocimiento crítico de la realidad y las distintas técnicas de intervención social. De esta forma, se llevan a cabo cursos de nuevos voluntarios, formación continua del voluntariado, reuniones mensuales y campañas institucionales de sensibilización.

Además, este equipamiento también acoge un espacio de sensibilización sobre exclusión, con actuaciones dirigidas a la sociedad en general, mediante las cuales se pretende dar a conocer las realidades de exclusión social, con la finalidad de denunciar situaciones de injusticia social y animar a la participación.