Costa Cádiz Comunicación

El alcalde reitera que el encapsulado de los techos del colegio Reggio no es competencia municipal

El alcalde reitera que el encapsulado de los techos del colegio Reggio no es competencia municipal
28 septiembre
13:23 2016

Redacción | Puerto Real.- El alcalde de la ciudad, Antonio Romero, ha realizado hoy un balance de la actuación que el Ayuntamiento asumió para encapsular los techos del colegio Reggio de Puerto Real para disminuir el riesgo de la comunidad educativa del centro al amianto.

PUBLICIDAD

Romero ha insistido en todo momento en que “asumimos esta tarea por responsabilidad y honestidad, y no por ser nuestra competencia, ya que se trata de una actuación claramente estructural, y no de mantenimiento. Esto ha podido confundir a algunas personas, que incluso han acusado injustamente al Ayuntamiento de dejación de funciones cuando no es así: lo hicimos porque debíamos ponernos de lado de los padres, que demandaban al menos una solución temporal.”

Esta solución fue el encapsulado, a la espera de que la Junta de Andalucía acometiera la sustitución integral, de la que hoy mismo se ha publicado la licitación de la redacción del proyecto, con la consiguiente satisfacción municipal.

En este sentido, Romero ha querido felicitar a las madres y padres porque “es su lucha la que ha conseguido que se aminoren los riesgos, y nos han enseñado mucho sobre el amianto”. A este respecto, señala haberse “extrañado” que en varias etapas de este duro proceso “hemos detectado que las Administraciones Públicas teníamos menos información sobre los tiempos de retirada de esta sustancia cancerígena que los propios padres.”

“Como ejemplo, un informe técnico de la Junta señalaba el plazo de encapsulado en un mínimo de 40 días, y fueron los padres quienes, consultando a empresas especializadas en estos trabajos, nos demostraron lo contrario. Eso nos sirve para llamar la atención de las Administraciones y nos pongamos al día acerca del amianto”.

Antonio Romero explica que “sabemos que la comercialización de este material fue masiva en la etapa franquista, y los beneficios que obtuvo la empresa Uralita fueron ingentes. El dinero pasó a manos privadas pero como siempre es el sector público quien tiene ahora que hacer frente al problema generado. No quiero ser alarmista, pero la solución no es ocultar el problema. Es complicado una sustitución masiva para las Administraciones Públicas, pero especialmente para los Ayuntamientos, la parte más débil de la cadena, con una presión económica muy fuerte y escasos recursos”.

Tanto es así, que incluso podría barajarse la reclamación a la Junta de Andalucía del coste de los trabajos realizados, teniendo en cuenta de que para comenzar la sustitución de los techos –que espera esté terminada para el próximo curso- hay que encapsularlos, y ese trabajo ya lo hemos hecho”.

PUBLICIDAD

Compartir con:

Noticias relacionadas