El concejal de Urbanismo, Martín Vila, ha apremiado a las partes implicadas en el conflicto abierto por la promoción de viviendas llamadas Los Chinchorros para que busquen una vía de diálogo que permita desbloquear la situación de incertidumbre en la que se encuentran los afectados.

Tras mantener varias reuniones con cada una de las partes implicadas, afectados, promotora y entidad bancaria, Martín Vila ha encomiado a que cualquier solución que se dé en la parcela, “debe respetar los derechos de aquellos que permutaron sus viviendas o que depositaron sus ahorros con el objetivo de acceder a una nueva casa”.


“En una ciudad como Cádiz, que se caracteriza por la falta de suelo y de nuevas promociones de construcción, no nos podemos permitir que siga igual esta promoción, paralizada desde hace más de diez años.” Vila ha reseñado que “desde este Equipo de Gobierno estamos trabajando porque que escenas como estas derivadas de un modelo de especulación ligado al suelo y que ha afectado de manera directa a los ciudadanos  no vuelvan a repetirse”.

El concejal de Urbanismo ha urgido a que busquen una solución, “sobre todo para este barrio, el de San José, cuya reurbanización aspira a darle la dignidad y reordenación que lleva demandando los vecinos y vecinas desde hace más de una década”.

En este sentido y ante una posible subasta de los terrenos, Vila ha instado a las tres partes implicadas en este proceso a que encuentren una vía de solución que respete los derechos que adquirieron los afectados al abonar o realizar la permuta de viviendas para adquirir una nueva.

Compartir con: