publicidad


El Gobierno municipal modificará la ordenanza fiscal para incluir una reducción del 95% del impuesto de construcciones en todos los casos en los que se trate de trabajos para adaptar los establecimientos a las nuevas medidas higiénico-sanitarias 

En las últimas horas se ha anunciado otra medida de apoyo a la revitalización de la economía de la ciudad una vez que acaben las restricciones del Estado de Alarma y se pueda retomar la actividad comercial, hostelera y empresarial en general. 

En este caso, se trata de un incentivo que quiere dar respaldo a las empresas isleñas que tengan que adaptar sus locales a las nuevas medidas de seguridad higiénico-sanitarias derivadas de la pandemia del Covid-19 que parece claro que van a exigir las autoridades estatal y regional.

En concreto, tal como ha explicado el delegado de Presidencia y Desarrollo Económico, Conrado Rodríguez, el Gobierno municipal ha decidido modificar la ordenanza fiscal para incluir una bonificación del 95% del Impuesto sobre Instalaciones, Construcciones y Obras (ICIO) a los titulares de establecimientos que se vean en la obligación de adaptarlos al nuevo escenario que se abrirá una vez se levanten las restricciones actuales.

De esta forma, los responsables de los locales donde se desarrolle cualquier actividad económica disfrutarán de esta bonificación del 95% sobre la cuota en las construcciones, instalaciones u obras cuya finalidad sea el aumento de la seguridad higiénico-sanitaria, tanto de la clientela y usuarios de los establecimientos como de la plantilla.

Estas obras perseguirán, para evitar riesgo de contagio del virus Covid-19, garantizar la distancia social a través de cualquiera de las medidas aprobadas tanto por las autoridades sanitarias del Gobierno de España como de la comunidad autónoma andaluza, así como otras obras o instalaciones que realicen los titulares de las actividades que, aunque no sean obligatorias, contribuyan a una mayor seguridad higiénicos sanitaria relacionadas con la pandemia.

Así, por ejemplo, se primarán los trabajos que se realicen en los locales que quieran tomar medidas como instalar mamparas, reestructurar espacios para limitar aforos o que planifiquen medidas de prevención de riesgos laborales.

El delegado de Presidencia ha informado que esta modificación de la ordenanza, y las demás en las que se está trabajando en la ciudad para paliar las consecuencias negativas de esta crisis sanitaria en la economía, se aprobará en un próximo pleno. Para ello, ya se están realizando las tramitaciones necesarias.

Rodríguez ha insistido en que “el Gobierno de San Fernando está trabajando desde el principio no solo para poner en marcha medidas de choque inmediatas que den respuesta a las familias y las empresas, sino también pensando en la necesidad de retomar la actividad con garantías una vez se permita por parte de las autoridades estatales”. “Sabemos que habrá una nueva realidad para los negocios, y que para retomar la actividad económica se van a ver obligados a adaptarse, a modificar protocolos y espacios para poder abrir al público con las máximas garantías, y por eso motivo nos adelantamos a ese momento y ya estamos trabajando en la modificación de la ordenanza fiscal para que cuando tengan que iniciar las obras puedan beneficiarse de los incentivos”, ha apuntado el edil.