publicidad


Gracias a los fondos del Plan Invierte Social de la Diputación se van a contratar a tres personas para reforzar los Servicios Sociales y prestar asistencia de cara a la presentación de las solicitudes a partir del 15 de junio 

publicidad


El Ayuntamiento de San Fernando va a crear un equipo específico para ayudar a la ciudadanía isleña a tramitar su solicitud del Ingreso Mínimo Vital. Este servicio de atención se va a financiar gracias a los fondos del Plan Invierte Social que la Diputación de Cádiz ha puesto a disposición de los municipios para paliar los efectos de la crisis sanitaria del coronavirus Covid-19, y que en el caso de San Fernando ascienden a 229.759 euros.

En concreto, el Ayuntamiento va a reforzar sus Servicios Sociales con la contratación de tres auxiliares administrativos que prestarán asistencia a la ciudadanía a la hora de solicitar esta cobertura social aprobada por el Gobierno de España, cuya tramitación se inicia a partir del 15 de junio a través de la sede electrónica de la Seguridad Social o enviando la documentación por correo ordinario.

Desde el Gobierno municipal se quiere dar más herramientas a los Servicios Sociales para poder realizar su labor, que ha sido especialmente intensa durante el Estado de Alarma y a la que ahora se suman los trámites del Ingreso Mínimo Vital. No en vano, se prevé que sean muchos los usuarios y usuarias que se acerquen para hace su solicitud, sobre todo en estos primeros momentos de aplicación de esta medida social.

La alcaldesa de San Fernando, Patricia Cavada, ha reiterado hoy que “desde el Ayuntamiento vamos a poner todas las herramientas a nuestro alcance para que esta medida histórica aprobada por el Gobierno central beneficie a las personas más vulnerables de San Fernando, y les permita salir adelante y sobreponerse a los efectos provocados en sus vidas por esta pandemia mundial”.

Cavada resalta la importancia de esta cobertura social que ya existe en los países más avanzados de la Unión Europea, y que supone un paso trascendental para la protección social y para reforzar el Estado del Bienestar.

La alcaldesa ha reiterado que desde el Ayuntamiento de San Fernando se van a dar todos los pasos necesarios para el Ingreso Mínimo Vital beneficie a las cerca de 3.000 personas -unas 1.300 familias- que se encuentran en una situación difícil en la localidad y que se estima que podrían ser beneficiarias. “Vamos a dar respuesta a todas ellas, y hacer que estos recursos lleguen a los que los necesitan para poder salir adelante”, ha añadido Cavada, que ha recordado que “estamos hablando de muchos hogares que están atravesando momentos durísimos que ahora recibirán este ingreso mínimo vital que permite dar una manutención diaria a las familias con niños que no tiene cubiertas sus necesidades básicas, a todas esas personas vulnerables que están en riesgo de quedarse al margen de la sociedad”.

Como ha resaltado Cavada, “es una medida de justicia social que va a lograr que muchos hogares cuenten con recursos y que va a generar nuevas oportunidades a sus beneficiarios, porque también incluye estrategias para el acceso al empleo y la formación, y por todo ello desde el Ayuntamiento de San Fernando vamos a contribuir a que los isleños o isleñas que tenga derecho a percibir esta cobertura puedan disfrutarla”.

Hay que recordar que los beneficiarios de esta cobertura tendrán itinerarios de inclusión laboral flexibles y adaptados a su situación. El sector privado participará en el diseño de estos itinerarios. La ayuda va ligada a la búsqueda activa de trabajo.

La ayuda es compatible con otras prestaciones o ingresos, lo que significa que quienes cumplan las condiciones recibirán la diferencia entre lo que cobran y ese umbral mínimo de 462 euros para una persona que vive sola. Esa cifra sube 139 más por cada persona extra que forme parte de la unidad de convivencia, menor o adulta. Además, en caso de familias monoparentales, se suman 100 euros más. Eso sí, al final del cálculo el tope máximo es de 1.015 euros.

Otro aspecto novedoso de la ayuda es que es compatible con el hecho de estar trabajando, de forma que quienes cumplan las condiciones recibirán la diferencia entre lo que cobran y ese umbral mínimo. 

También hay que resaltar que no se contabilizarán como ingresos las rentas mínimas de las comunidades autónomas y las ayudas finalistas, esto es, para un fin concreto, como las becas al estudio o las ayudas para el pago del alquiler. Sí lo harán las pensiones de cualquier tipo, también las privadas, y otro tipo de prestaciones.

Las ayudas las pueden solicitar una persona sola de entre 23 y 65 años que no forme parte de ninguna unidad de convivencia (en caso de separación, con que haya iniciado los trámites es suficiente) ni viva en una residencia pública de forma permanente. La otra modalidad es para las unidades de convivencia en bloque, y en un mismo domicilio van a poder existir hasta dos personas que puedan ser titulares de esta ayuda para unidades de convivencia (es decir, que podrá haber dos ayudas por hogar).

Los beneficiarios a quienes se les conceda en lo que queda de año este Ingreso Mínimo Vital estarán exentos del pago de matrículas universitarias para el curso 2020/2021, aunque no cumplan los requisitos de renta.

Quienes la soliciten entre el 15 de junio y el 15 de septiembre cobrarán de forma retroactiva con efectos desde el 1 de junio, aunque se les apruebe más tarde. Para el resto de casos: se cobrará al mes siguiente de haberla pedido.

En este simulador de la Seguridad Social se pueden comprobar los requisitos para saber si se puede optar al Ingreso Mínimo Vital: 

http://www.seg-social.es/wps/portal/wss/internet/Inicio