Redacción | Chiclana.- Carmen Olmedo Checa, impulsora del Instituto Andaluz de la Mujer y reconocida feminista malagueña, cuenta desde este mediodía con una plaza en su honor junto al Centro de Educación Permanente Dionisio Montero. Así, con motivo del Día Internacional de las Mujeres, el Ayuntamiento de Chiclana ha inaugurado esta céntrica plaza en un acto, en el que se ha descubierto un busto de Olmedo y en el que han estado presentes el hijo y la hermana de Carmen Olmedo, la primera teniente de alcalde, Carmen Jiménez, la delegada municipal de Mujer, Pepa Vela, la coordinadora provincial del IAM, Pepi Moreno, así como miembros de la Corporación Municipal y representantes de los colectivos de mujeres de Chiclana.

En este sentido, la primera teniente de alcalde ha resaltado que “reconocer la labor de Carmen no ha sido nada dificil, ya que fue la impulsora de las primera políticas de igualdad de género en Andalucía y pionera en la lucha contra la violencia machista”. “Precursora de la planificación familiar en los años 70, al crear en los primeros centros de planificación familiar, evidenciaba un compromiso político y personal con las mujeres. Estaba en la vanguardia y en la retaguardia, siempre en la lucha por una transformación del mundo que hiciera una sociedad más justa e igualitaria”, ha indicado.


“Desde que se creara en 1989 el Instituto Andaluz de la Mujer, su vida ha estado unida a él, primera directora de este organismo. Como ella misma decía en una entrevista a finales de los 90, comenzaron con cuatro funcionarios  prestados y 200 millones de presupuesto y en una década eran 700 los empleados o colaboradores y 3.000 millones”, ha recordado Jiménez, quien ha añadido que “favoreció la creación de la redes de centros municipales de información a la mujer y consiguió hacer del IAM la referencia de las polìticas de igualdad en España. Además fortaleció el movimiento asociativo de las mujeres andaluzas, especialmente en el ámbito rural, y fue pionera en luchar contra la violencia machista”. “A Carmen le debemos también su lucha incansable por hacer que las mujeres ocupasen el lugar que les corresponde”, ha añadido.

Por su parte, Alejandro Camps Olmedo, hijo de Carmen Olmedo, ha agradecido en nombre de su familia al Ayuntamiento de Chiclana y a Asocum por este reconocimiento a la figura de su madre. “Desde que leí la propuesta del Ayuntamiento me invadieron dos pensamientos, que una plaza de Chiclana lleve el nombre de Carmen Olmedo y saber cómo sería el busto de mi madre”, ha expresado Alejandro Camps Olmedo, quien ha destacado las virtudes de su madre. “Es un enorme orgullo para nuestra familia ver cómo su esfuerzo tiene este reconocimiento en Chiclana y, por ello, una parte de nuestros corazones se quedan en esta ciudad, a la que vendremos asiduamente para sentarnos en la plaza Carmen Olmedo”, ha manifestado.

La coordinadora provincial del IAM ha destacado que “se pone en valor el valioso legado de Carmen Olmedo por defender los derechos de las mujeres y que seguimos trabajando en el Instituto Andaluz de la Mujer”. “Con ella y muchas mujeres como Carmen, se lograron derechos y, por tanto, libertades de las mujeres. Y, por su puesto, nos dejó el camino marcado para seguir trabajando”, ha incidido Pepi Moreno, quien ha añadido que “ya en la provincia de Cádiz contamos con 16 centros de la Mujer. Y si hacemos mención al centro de Chiclana, resaltar que en 2016 se están atendiendo 468 mujeres”. “Y no podemos olvidar su trabajar por el tejido asociativo, por el empleo de las mujeres y por una Ley contra la Violencia de Género”, ha resaltado.

La delegada municipal de la Mujer ha resaltado que “desde esta Delegación de la Mujer trabajamos para visibilizar al 50 por ciento de la población, que hasta ahora estaba oculto. Para ello una de las medidas que se ha venido llevando a cabo es dedicar el nombre de plazas o calles a mujeres que, en los distintos ámbitos, han destacado por su esfuerzo y lucha por los derechos de las mujeres”. “A Carmen le debemos tantas y tantas cosas, por lo que quiero agradecer públicamente al Consejo Municipal de las Mujeres de Chiclana por apoyar mayoritariamente la propuesta de la Asociación de Mujeres Asocum para  que  el nombre de Carmen Olmedo esté en una plaza de Chiclana”, ha comentado Pepa Vela.

Finalmente, Dolores Virués, ex coordinadora provincial del IAM, ha aclarado que “ella fue mi mentora en el IAM y a ella le debo mi trabajo y que en Chiclana pudiéramos tener el primer centro de la Mujer de Andalucía”. “Fue una soñadora que, con un grupo de mujeres cohesionadas, logró que llegara la justicia para la mitad de la población en Andalucía. Ella era una persona honesta y integrada en aquello que veía y soñaba”, ha comentado Virués, quien ha añadido que “logró que nuestra comunidad fuera más demócrata e igualitaria”.

Biografía

Carmen Olmedo Checa, nacida el 12 de agosto de 1949 en Málaga, fue la impulsora de las primeras políticas de igualdad de género en Andalucía y pionera en la lucha contra la violencia machista. Trabajó como funcionaria de la Diputación Provincial de Málaga, comenzando su andadura feminista en el ámbito de la salud sexual y reproductiva de las mujeres, al crear en los años 70 los primeros centros de planificación familiar.

En una época en la que España salía de una dictadura, Carmen Olmedo fue una de esas mujeres históricas que contribuyó a que la democracia tuviera un significado real, al comenzar a tener en cuenta a la mitad de la población. En 1978 recibió el encargo de desarrollar las primeras políticas de igualdad en la Junta Preautonómica de Andalucía. En 1986 coordinó en Málaga el primer Centro de la Mujer que se abrió en España. Una realidad que se consolidó y convirtió en una estructura institucional con la creación a finales de 1988 en el Presupuesto de Andalucía para 1989 del Instituto Andaluz de la Mujer, cuyo reglamento se aprobó el 10 de enero de 1989 y Carmen Olmedo fue nombrada directora general del organismo en el Decreto 4/1989 de la misma fecha.

Como directora del Instituto Andaluz de la Mujer, favoreció la creación de la red de centros municipales de información a la mujer. Además Olmedo fortaleció el movimiento asociativo de las mujeres andaluzas especialmente en el ámbito rural, apostó por mejorar la formación ante el reto de favorecer el acceso de la mujer al empleo, hizo de la lucha contra la erradicación de la violencia de género uno de sus principales caballos de batalla y apostó por la coeducación como principal herramienta para prevenir el maltrato machista y fomentar una cultura igualitaria. Fue impulsora del I Plan de Igualdad de Andalucía y de los primeros estudios e investigaciones sobre la situación de las mujeres andaluzas, dedicando especial atención a la lucha contra la violencia de género.

Durante su mandato como directora del Instituto Andaluz de la Mujer co-editó junto a la Radio y Televisión de Andalucía el primer manual sobre tratamiento de la violencia de género en los medios de comunicación escrito por Eulalia Lledó, Cómo tratar bien los malos tratos. Olmedo apostó por trabajar con medidas integrales en la lucha contra el maltrato y consiguió aprobar un Primer Plan contra la Violencia de Género y su posterior Protocolo de Coordinación con diversas actuaciones de protección integral a las víctimas, entre ellas la creación de la Red Integral de Atención y Acogida a Víctimas. Un modelo de gestión que sirvió para la posterior elaboración en 2004 de la Ley Estatal contra la Violencia de Género.

Consiguió un escaño en la VII legislatura del Congreso de los Diputados y entre otras actividades asumió la Vicepresidencia Primera de la Comisión Mixta de los Derechos de la Mujer desde mayo de 2000 hasta enero de 2004, fue vocal de la Subcomisión de estudio de medidas en respuesta a la violencia de género desde el 20 de noviembre de 2002 al 08 de abril de 2003 y ponente de la Ponencia sobre la erradicación de la violencia doméstica desde octubre del 2000 hasta noviembre de 2002. Además, impulsó el busto que Clara Campoamor tiene en el Congreso de los Diputados.

En el año 2009 recibió Premio Especial Meridiana con motivo del XX Aniversario del Instituto Andaluz de la Mujer, que recogieron su hijo Alejandro, e hija Eva Camps. Murió el 27 de junio de 2015, a los 65 años, como consecuencia de la enfermedad neurodegenerativa de padeció durante una década.

Compartir con: