Redacción | Puerto Real.- El Ayuntamiento de Puerto Real ha valorado esta mañana el comunicado emitido por la Delegación de Educación de la Junta, en el que se ha comprometido a retirar la uralita del colegio Reggio en la zona en la que las mediciones han dado positivo en amianto.

Los responsables municipales han querido felicitar por esta noticia a las familias del Centro, a su profesorado y al personal de administración y mantenimiento. Su organización, la solidaridad de toda la comunidad educativa de la localidad y su voluntad de acción han sido sin duda esenciales para obtener una respuesta tan rápida por parte de la Administración autonómica.


No obstante, se hace necesario aclarar ciertas cuestiones a tenor de las declaraciones del delegado provincial de Educación. En primer lugar hay que recordar que la competencia directa de la obra es de la Junta de Andalucía, al tratarse de una reforma estructural y no una mera operación de mantenimiento. El intento de la Junta por colocar a la Corporación Municipal como actor central en todo el proceso, centrando en ella las responsabilidades, en un ejercicio de evasión de sus obligaciones.

Es más, ha sido precisamente el Ayuntamiento de Puerto Real el primero en querer contribuir a la reforma, aunque fuera de manera parcial, aun no siendo responsable de ello, porque entiende que se trata de una cuestión de urgencia. Sin embargo, la deuda que arrastra la administración local (gran parte con entidades financieras) y la falta de competencias en la materia, han impedido acometer la actuación dentro de un marco legal. En cualquier caso, cualquier aportación del Ayuntamiento sería insuficiente para solucionar el problema estructural del edificio que requiere de una remodelación completa y cuyo gasto no puede ni debe asumir el municipio.

El gobierno local coincide con las familias en que urge una reforma estructural integral de todo el edificio que impida la exposición al amianto de alumnado, profesorado y resto de trabajadores. La imposibilidad aducida por la Junta (por no encontrase recogido en los presupuestos) puede ser solventada por vías legales alternativas de la que dispone la Administración, como podrían ser un crédito extraordinario o una transferencia de créditos en el actual presupuesto, dada la gravedad de la situación. La Junta tiene soluciones para estos casos cuando se tiene la voluntad política de arreglar el problema.

Es obligatorio recordar que en la resolución del 14 de marzo de 2013 (votada por nada menos que el 91% de los 558 eurodiputados presentes), el Parlamento Europeo insta a los gobiernos de los Estados miembros a que elaboren un plan de retirada gradual del amianto, con vistas a una Europa libre de amianto en 2028. Por eso resulta incomprensible que en el Parlamento Andaluz el PSOE bloquee propuestas como la retirada progresiva del amianto de edificios públicos, colocando otros intereses por encima del bienestar de la población y contraviniendo todos los estudios médicos existentes sobre el riesgo del amianto. Mientras vemos constantemente que otros mandatos europeos, como las políticas de austeridad que castigan a la mayor parte de las personas, son cumplidas a rajatabla y sin mayor demora. Por todo ello, el Ayuntamiento de Puerto Real insta tanto a PSOE como a Ciudadanos a que replanteen su posición en esta cuestión, y que no comprometan la salud de la ciudadanía.

Finalmente, el Ayuntamiento de Puerto Real manifiesta su voluntad de continuar apoyando a las familias y trabajadores del Reggio en todo lo posible, para que esta situación quede resuelta cuanto antes.

 

Compartir con: