publicidad


Ante los casos detectados del Virus de la Fiebre del Nilo en las últimas fechas en las provincias de Huelva, Sevilla y Cádiz, y ante la presencia de un caso en équido en Puerto Real, desde este Ayuntamiento queremos haceros llegar la siguiente información: 

La encefalitis del Oeste del Nilo es producida por un virus (West Nile Virus –WNV) que afecta principalmente a aves, aunque también puede afectar a mamíferos, pudiendo causar enfermedad tanto en caballos como en personas. Sin embargo, son las aves las que actúan como principal reservorio epidemiológico, y a ellas se les atribuye un papel importante en la diseminación del virus de unos países a otros, siendo las zonas húmedas con abundancia de aves migratorias y mosquitos, el hábitat óptimo para su propagación. Entre los factores que contribuyen a aumentar de forma clara el riesgo de diseminación de esta enfermedad, cabe citar las condiciones climáticas de nuestra zona, siendo al final del verano y en el otoño cuando mayor es el riesgo. 

Informar que no se produce el contagio entre personas, así como aclarar a los propietarios de caballos y jinetes, que no hay contagio directo al tratar con estos animales. Como os hemos descrito son las aves migratorias los hospedadores del virus, que tras picarles un mosquito e ingerir sangre infectada por el virus contagiara en su siguiente picadura, siendo su ciclo normal otra ave, aunque se dan casos en los que pica a caballos o personas, principalmente cuando el número de aves es menor, como en estas fechas del final de la migración, desarrollándose la enfermedad en el nuevo hospedador accidental, siendo este un hospedador final (quiere decir sin capacidad de contagiar). 

En las personas la mayoría de los casos son asintomáticos, aunque pueden llegar a presentar fiebre moderada, dolor de cabeza, vómitos, erupción cutánea o mareos pudiendo derivar a una meningitis o encefalitis. 

Para la lucha y prevención de esta enfermedad, debemos enfocar las medidas a erradicar o disminuir en lo posible la presencia del mosquito, así como impedir que accedan a las personas. 

Se aconseja seguir todas las medidas individuales conocidas para evitar la picadura de los mosquitos: 

– Repelentes antimosquitos. 

– Colocación de mosquiteras o tener las ventanas cerradas en las horas de mayor actividad de los mosquitos. 

– Correcta higiene personal, evitando perfumes de fuerte olor 

– Evitar pasear por zonas de acumulación de mosquitos al amanecer y al atardecer. 

A los propietarios y cuidadores de caballos se les aconseja las siguientes medidas de precaución: 

– Estabular a los animales en las horas de mayor actividad de los mosquitos, el amaneces y el atardecer. 

– Poner en las cuadras cortinas antimosquitos, así como mosquiteras en las ventanas. 

– Realizar un plan de vacunación a los animales 

– Controlar si existen la presencia de síntomas compatibles con esta enfermedad y actuar con rapidez. Los síntomas pueden ser los siguientes: cambios de conducta, hiperestesia, contracturas musculares, caídas o movimientos circulares pudiendo llegar a contracciones e incapacidad para levantarse. 

El mosquito pasa por una fase larvaria de la que necesita estar en agua, principalmente dulce, por lo que hay que vigilar la presencia de charcos, goteos de grifos, pocetas… sobre todo ahora que es tiempo de piscinas, de regar frecuentemente y de hacer vida en el exterior resultando fundamental extremar la precaución para evitar la multiplicación del mosquito. 

Desde el Ayuntamiento se están valorando las medidas para la desinsectación del mosquito, así como para eliminar las posibles aguas que puedan albergar larvas. En este punto hacemos un llamamiento para que toda persona que sea conocedora de la presencia de este tipo de aguas estancadas, se ponga en contacto con el Departamento de Salud y Consumo 856 213 358 o 956 470 000 ext. 3155, 3160, 3184 o al correo salud@puertoreal.es y pondremos las correspondientes medidas para eliminar este riesgo. 

Os comunicamos que es una enfermedad que los veterinarios estatales, autonómicos y municipales llevan vigilando y controlando desde hace tiempo, que no todos los mosquitos están infectados, y que no todas las picaduras son contagiosas, así como no todos los contagios desarrollan la enfermedad.

Sólo pedir que se sigan las medidas habituales sobre prevención de picaduras de mosquito y ante cualquier duda se acuda a las autoridades sanitarias para obtener una mayor información.