publicidad


El alcalde José María Román y el presidente de ANAES, Ismael Aragón, firman un convenio, por el que el Consistorio colabora para lograr que la enfermedad sea reconocida como laboral, además de nuevos cursos de formación 

El alcalde de Chiclana, José María Román, y el presidente de la Asociación Nacional de Afectados y Enfermos de Silicosis, Ismael Aragón, han firmado un convenio de colaboración, en un acto en el que también han estado presentes la delegada municipal de Salud, Pepa Vela, y la integradora de la entidad, Mari Carmen Macías. A través de este acuerdo, el Ayuntamiento de Chiclana entrega al colectivo un total de 8.000 euros, para la realización del proyecto de actividades del presente año 2020, entre ellos, cursos de formación y reciclaje. 

En este sentido, el Consistorio tiene como objetivo fundamental la colaboración y el apoyo a aquellas asociaciones que, sin ánimo de lucro, realizan una labor social en el ámbito del tratamiento y prevención de la silicosis y en el de la superación de los graves problemas de reinserción social que puedan sufrir las personas aquejadas por esta enfermedad.

El alcalde de Chiclana ha recordado que “ANAES surge por la necesidad de atender a un grupo de personas que sufre una enfermedad, por trabajar con el silestone, lo que les hace padecer la silicosis”, señalando que “esta enfermedad, que en Chiclana padece casi un centenar de personas, afecta a la capacidad respiratoria, que afecta a los pulmones, lo que hace que con el COVID-19 deban tener un especial cuidado y vivan casi confinados”.

José María Román también ha especificado que “vamos a seguir trabajando con este colectivo de cara a que toda la gestión ante la administración y los hospitales puedan ir viendo la luz. Con este convenio cedemos una subvención para ayudarles a hacer frente a las actividades y el asesoramiento que llevan a cabo”. También ha incidido en que “espero que pronto se consiga que esta enfermedad sea considerada como enfermedad laboral, con la repercusión económica que esto supondrá para las personas que padecen la silicosis”.

Por su parte, Mari Carmen Macías, ha agradecido al alcalde y a la delegada de Salud la firma de este convenio y toda la ayuda prestada hasta el momento, destacando “la sensibilidad del Ayuntamiento de Chiclana ante esta enfermedad, algo que no se da en otras administraciones. Nos cuesta mucho llegar a donde tenemos que llegar y el camino es muy complicado, pero no imposible”. También ha señalado que el convenio “es una intervención para trabajar con las personas afectadas por la silicosis y sus familias, dándoles una mayor cobertura, una mayor atención y cubrir así las necesidades que demanden”.

Además, ha reseñado que este año “ha sido muy complicado. Hemos atendido durante el confinamiento a muchas personas y en esos tres meses han salido casos de silicosis en personas que han ingresado pensando que tenían el COVID-19, pero han descubierto que era silicosis. Se trata de personas que habían trabajado anteriormente con el silestone, pero la enfermedad ha dado la cara ahora”. 

Mari Carmen Marcías también ha querido “lanzar un mensaje de serenidad, porque hay mucho miedo e incertidumbre y, a la vez, lanzar también un mensaje de responsabilidad a toda la ciudadanía y a este colectivo, en particular, cumpliendo el protocolo establecido”. Además, ha ofrecido la ayuda de la asociación a aquellas personas y familias que así lo necesiten.

Hay que recordar que la Asociación Nacional de Afectados y Enfermos de Silicosis se constituye, desde el inicio de su andadura, en un colectivo de auto-apoyo organizado que consigue, con un trabajo constante, servir de referente en nuestra localidad para todos aquellos afectados por esta enfermedad. De esta forma, el fin principal de esta asociación es la lucha contra la silicosis en todas las posibles modalidades conocidas, o que en el futuro se conozcan, mediante el desarrollo de funciones y de actividades de divulgación, prevención, investigación, formación y de carácter sanitario o asistencial.