economiaEl delegado municipal de Hacienda, Joaquín Guerrero Bey, ha dado a conocer un nuevo informe a Intervención, en este caso, en relación con el pago de los préstamos formalizados para el pago a proveedores. Así pues, en este documento se manifiesta la situación de los créditos pendientes de pago que se solicitaron entre 2012 y 2013, por importe de 56 millones de euros. “Este  es el motivo por el que tenemos tanto endeudamiento”, destacó el edil.

Guerrero Bey  ha explicado que, “por una medida del ministro Montoro, con un claro interés electoralista, se decidió conceder a los ayuntamientos un año de carencia en el pago de la amortización, Por tanto, durante  este año 2015 no se ha pagado  la  amortización de los préstamos inicialmente prevista”. Además, el delegado de Hacienda, ha señalado que  el interventor en su informe dice que desde el año 2012, en que se pidieron esos préstamos, de los 56 millones de euros que se solicitaron, solo se han pagado de amortización 7.000 euros en 2013. No se ha pagó nada de amortización en 2012, ni en 2014 ni en 2015. Así pues, y siempre según el informe, en 2016 habrá que pagar 7.137.383,63 euros de amortización más los intereses correspondientes, que superan los 700.000 euros, por lo que la devolución del plan de pago a proveedores va a suponer a Chiclana en 2016 cerca de 8 millones de euros”. Esta cifra, en líneas generales es a la que tendrá que hacer frente el Ayuntamiento cada año hasta 2022. Para 2023 y 2024, la amortización disminuye a 4,5 millones y a 1,5, respectivamente.

El problema que ha planteado Guerrero Bey no es otro que  cómo hacer frente a unos pagos, teniendo en cuenta, además, que de cara al próximo año “no vamos a tener la oportunidad de obtener dos millones de euros de reparto de dividendos de Cemabasa, como ha ocurrido este año y, que además el Ayuntamiento va a tener que abonar la tasa por el tratamiento de basuras. Queda claro que hay que adoptar decisiones que permitan cuadrar las cuentas”, ha señalado el concejal de Hacienda.

Es por ello que el delegado municipal de Hacienda se  ha planteado dos preguntas, “¿cómo pretendían pagar nuestros compromisos con los bancos el anterior equipo de Gobierno? y ¿cómo pretendía pagar esos ocho millones de euros el próximo año y lo que resta hasta 2024?”. Según Guerrero Bey, lo peor de esta situación es que “de todos estos datos era plenamente consciente el anterior equipo municipal. Por ello, no entendemos el por qué de la bajada tan tremenda en cuanto a la recaudación del IBI que llevó a cabo el Partido Popular, si era plenamente conscientes de que debíamos de afrontar estos pagos venideros. Todo ello viene a demostrar únicamente el carácter electoralista de dicha medida”, finalizó el delegado municipal de Hacienda.