publicidad


El alcalde de Cádiz, José María González, ha firmado hoy un convenio de colaboración con la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR),  representada por Estrella Galán, por el que el Ayuntamiento cede a dicha asociación el uso gratuito del edificio situado en el número 1 de la calle Carmen Coronada para el desarrollo de su actividad en la defensa, protección, atención social y jurídica de las personas con derecho de asilo y protección.

Según establece el convenio, la cesión de otorga por un plazo de cuatro años, prorrogables de forma expresa durante otros cuatro años mediante un acuerdo plenario que acredite la conveniencia u oportunidad de continuar con dicha cesión, sin que en ningún caso pueda exceder de ocho años, tal y como establece la normativa vigente.

El Ayuntamiento procura el establecimiento de vías de coordinación con asociaciones y entidades cuyos fines persigan la promoción del bienestar social de la ciudadanía. Uno de los medios más eficaces para incentivar el cumplimiento de los fines de interés público de las asociaciones lo constituye la cesión gratuita del uso de un local en el que puedan desarrollar su actividad, ampliando de esta forma el nivel de participación de la ciudadanía.

Los fines y objetivos de esta asociación hacen que la cesión de uso del local esté “plenamente justificada”. Por ello, la Junta de Gobierno Local aprobó el pasado 20 de diciembre la cesión temporal de uso a CEAR, que se materializa ahora con la firma de este convenio de colaboración.

Tal y como ha explicado Galán, el proyecto que van a desarrollar en Cádiz se relaciona con la acogida humanitaria de migrantes que llegan por costa, contando para ello con apoyo financiero del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Más concretamente, habilitarán en este espacio un centro de acogida orientado a prestar un primer apoyo a estas personas.

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado ha destacado que más de 65 millones de personas se han visto obligadas a huir de sus países por la guerra, la violencia y graves violaciones de sus derechos fundamentales, lo que supone el número más alto jamás registrado desde la II Guerra Mundial.

Según ha explicado, en 2017 CEAR atendió a 22.058 personas procedentes de 120 países, de los cuales el 77% eran solicitantes de asilo, el 22% migrantes en situación de especial vulnerabilidad, siendo el 1% apátridas. Durante ese año, la asociación dedicó el 34% de su labor a actuaciones de acogida, el 30% para programas de inclusión, el 25% a atención legal y el 11% restante a iniciativas de orientación para el empleo.