Diputación creó hace dos años el Centro de Asesoramiento Económico-Financiero, Presupuestario y Tributario (CAEL) al objeto de auxiliar a las entidades locales en la resolución de diferentes obligaciones. La nueva unidad se constituía como una asistencia técnica orientada a los Ayuntamientos de pequeños municipios, escasos de personal y con una exigente legislación en materia de estabilidad presupuestaria, déficit o regla de gasto. El responsable del área de Servicios Económicos de Diputación, Jesús Solís, ha explicado que el Ministerio de Hacienda promulgó en poco tiempo una normativa que “dificultaba que los Ayuntamientos pudieran estar al día”.


Solís ha expuesto el balance del CAEL en estos dos años de trayectoria: “Hemos asistido a 49 entidades locales, entre las que se encuentran 35 Ayuntamientos, entidades locales autónomas, empresas públicas y Mancomunidades”. Esos destinatarios han sumado 350 incidencias, “resueltas la mayoría de ellas”.

En este bagaje se incluye variados servicios: redacciones de presupuestos, intermediación con entidades financieras, servir de enlace entre la entidad local y organismos estatales como el Ministerio de Hacienda, la Agencia Tributaria o la Seguridad Social…, “proponiendo incluso fondos de ordenación, o concretando la estructura presupuestaria de Ayuntamientos mediante plantes de tesorería”.

La asistencia del CAEL ha sido especialmente satisfactoria en aquellos casos en los que se han logrado liberar transferencias desde la Participación en los Ingresos del Estado (PIE), o desde la Participación en los Tributos de la Comunidad Autónoma (Patrica). Fondos que hubieran sido retenidos de no ser por la mediación técnica de Diputación.

Jesús Solís ha manifestado que el camino transitado por el CAEL “reafirma la utilidad de las Diputaciones”, además de destacar que dicho servicio se mostrará, a través de la Federación Española de Municipios y Provincias, como una referencia válida que puede implantarse en otras Diputaciones.

Compartir con: