Con una jornada de puertas abiertas, Cáritas Diocesana de Cádiz celebra hoy el primer aniversario de la bendición e inauguración del Centro Madre Teresa y del proyecto Luz y Sal para Personas sin Hogar en San Fernando.

A lo largo del día, los participantes en el proyecto, acompañados de voluntarios y técnicos, ofrecen a los asistentes el fruto de su trabajo en el año transcurrido. Durante el año 2018, 15 personas sin hogar han tenido la oportunidad de iniciar procesos de integración y que en un 55% han logrado con éxito cubrir los objetivos planteados y que les ha permitido mejorar su situación personal.

El proyecto Luz y Sal se entiende en Cáritas Diocesana como un recurso socio educativo de acompañamiento individualizado para la recuperación personal de personas sin hogar, con el objetivo de conseguir la reinserción social y familiar, mediante la realización de actividades de ocio y tiempo libre, relación con la comunidad y el entorno y el desarrollo personal. Queremos destacar que este proyecto incorpora la participación de la mujer, ya que entendemos que las mujeres en situación de calle son doblemente vulnerables.

El proyecto cuenta con una planificación anual de actividades que se divide en cuatro ámbitos de trabajo:

  1. Ámbito de desarrollo personal que cuenta con talleres de autoestima, gestión emocional, grupo de autoayuda…
  1. Ámbito socioeducativo que incorpora talleres de destrezas manuales (papel reciclado, cocina, textil…), apoyo al aprendizaje (inglés y alfabetización), taller de lectura, taller de educación para la salud y taller para la autonomía personal.
  1. Ámbito cultural ocio y tiempo libre que está compuesto por visitas culturales a espacios normalizados (museos, exposiciones, cine…), contacto con la naturaleza (Parque Natural de la Bahía de Cádiz…).
  1. Ámbito espiritual.

El equipo humano que forma el proyecto está compuesto por dos técnicos (trabajadora social y educadora social), 5 voluntarios que acompañan a las personas sin hogar desde una vocación de servicio y desde la determinación de ayudarles a dejar la calle y, por último, el capellán del centro P. Rafael Pinto, párroco del Santo Cristo que acompaña en el ámbito espiritual.

El centro Madre Teresa cuenta con un Consejo de Centro formado por la Directora de Cáritas Diocesana de Cádiz, el capellán, agentes voluntarios y contratados y un participante del proyecto Luz y Sal. Su función principal es velar por la calidad de la atención y servicio prestado y la mejora continua.

Este proyecto se lleva a cabo gracias a la aportación de fondos de Cáritas Diocesana de Cádiz y con la cofinanciación de la Junta de Andalucía a través de la asignación tributaria del IRPF y la Diputación de Cádiz. Igualmente, para apoyar el trabajo de continuidad realizado en el proyecto Luz y Sal, Cáritas Diocesana de Cádiz estableció un acuerdo de colaboración con la Sociedad San Vicente de Paul que pone a disposición del proyecto su Casa Hogar “Federico Ozanam” de San Fernando.

Tras un año de vida, queremos agradecer de corazón, a todos los que lo han hecho posible, su colaboración y confianza para que podamos contribuir, entre todos, a acabar con el sinhogarismo.

Compartir con: