Redacción | Chiclana.- La Playa de La Barrosa ha sido elegida por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) como escenario de experimentación para implantar un nuevo modelo de gestión de calidad en el litoral. Se trata una experiencia pionera en los municipios costeros españoles, con el objetivo de definir la fórmula de gestión por ecosistemas adaptada a playas.

El investigador del CSIC, Rafael Sardá, dirige esta experiencia que le ha llevado a visitar durante los últimos días la playa de Chiclana y mantener contacto con el delegado municipal de Medio Ambiente, Joaquín Páez, y los técnicos de Chiclana Natural.


Páez considera “un privilegio que el CSIC haya elegido La Barrosa como primera playa del país para este proyecto, precisamente porque venimos haciendo correctamente los deberes en materia de Playas”. En este sentido, indica que “este equipo de Gobierno es consciente de lo que representa la playa para la ciudad a nivel socioeconómico, turístico y natural, por lo que no podíamos pasar por alto esta oportunidad que nos va a permitir seguir a la vanguardia como modelo de gestión multidisciplinar y avanzar en las estrategias que redunden en la mejora continua de un bien natural tan preciado y fuente de riqueza como es La Barrosa”.

Sardá, por su parte, afirma que “existe la necesidad de innovar para mejorar la administración pública y, para ello, es preciso usar nuevas fórmulas de gestión, que se han demostrado más eficaces en el ámbito privado, aplicando innovación y creatividad”. En este sentido justifica la elección de Chiclana como paradigma de la gestión en el litoral afirmando que “la Delegación de Playas del Ayuntamiento de Chiclana siempre se ha distinguido por introducir aspectos innovadores en la gestión de sus playas”.

El modelo con el que se experimentará en La Barrosa ha sido bautizado como ‘Ecosistem Based Managed Sistem’ (EBMS) y será sometido a un proceso de implementación en el que colaborará activamente Chiclana Natural. El trabajo comenzará por delimitar el sistema socio-ecológico a gestionar; construir la estructura de gobernanza; realizar un diagnóstico inicial, en el que se analizará funcionalmente la playa desde las perspectivas de la protección, entorno natural y función recreativa; definir la visión de sistema y, por último, construir el EBMS.

Rafael Sardá explica, por último, que “el pilar de gestión es la base de este sistema, constituido por un modelo de gestión clásico al que se le incorpora un marco de gestión de riesgos. Los pilares de la información y participación proporcionan los aspectos necesarios para asegurar el enfoque ecosistémico. El reto contempla además hacerlo suficientemente atractivo para facilitar su uso”.

Hay que destacar que Sardá es investigador principal del Consejo Nacional de Investigación desde 1991, haciendo la investigación en Ciencias del Mar y en la Unidad de Sostenibilidad del CEAB. Además es profesor asociado del Departamento de Innovación y Operaciones de ESADE desde 1993 en la enseñanza de cursos medioambientales, y cofundador de la empresa y el grupo de Medio Ambiente de la Comunidad de European Management Schools (CEMS).

La experiencia que se desarrollará en Chiclana supone la materialización práctica del trabajo realizado por el equipo formado por Josep Pintó (UdG) y Josep F. Valls (ESADE) y el propio Sardá, que ha sido publicado en el libro ‘Hacia un nuevo modelo integral de gestión de playas’. Esta publicación  presenta los avances conseguidos en el análisis y la gestión de playas por parte de este equipo interdisciplinar de investigadores en Ciencias Sociales y Naturales en el marco de los proyectos MevaPlaya I y MevaPlaya II, financiados por el Programa Nacional de I+D+i.

Compartir con: