El día 29 de mayo comenzará a sancionar el cinemómetro de tramo instalado en la carretera CA-33, tras haber estado dos meses activo de forma preventiva.

Los llamados cinemómetros de tramo son una nueva forma de controlar la velocidad, no en puntos kilométricos concretos, como hacen los radares fijos, sino en tramos de carreteras de varios kilómetros.


Esta modalidad de vigilancia no funciona con radares sino con cámaras de visión artificial. El procedimiento que se sigue es el siguiente:

– Las cámaras (una por carril) graban de forma continua a todos los vehículos a la entrada y salida de la zona de control

– Se asegura que el reloj de las cámaras esté sincronizado mediante canales de comunicación específicos.

– Con los datos almacenados, se casan las matrículas iguales, se comprueban los tiempos de paso de cada vehículo y se calcula su velocidad media

– Sólo se sanciona a los que han sobrepasado el límite de velocidad, que en la vía CA-33 será de 80 Km/h

Una vez detectada la infracción, el resto del procedimiento es igual que las captadas por otros cinemómetros: las imágenes y datos de la infracción se trasladan al Centro de Tramitación de Denuncias Automatizadas de León, que tramita y envía la denuncia.

Durante los dos meses que el cinemómetro ha estado en funcionamiento se ha venido observando una significativa moderación de la velocidad hasta una media de 75 km/h, habiéndose remitido más de 3000 avisos.

 

Compartir con: