El Museo de Cádiz acoge una conferencia sobre esta investigación, con motivo del 40 aniversario de su descubrimiento 

El Museo de Cádiz, dependiente de la delegación territorial de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, ha albergado en su patio central una conferencia sobre el estudio antropológico de los restos óseos del sarcófago femenino de Cádiz. Este acto forma parte del programa elaborado con motivo de la celebración de 40 aniversario del descubrimiento de dicho sarcófago.

La charla titulada “Quíen estaba enterrado en el sarcófago fenicio femenino del Museo de Cádiz” ha sido organizada por la Universidad de Cádiz, a través del Grupo de Investigación HUMI-509, Phoenix Mediterránea, y ha supuesto el colofón a esta efeméride. La arqueóloga y antropóloga Milagros Macías López y la profesora titular de Prehistoria de la Universidad de Cádiz, Ana María Niveau-de Villedary y Mariñas han sido las encargadas de impartirla.    

El estudio se encuentra incluido dentro de las actividades desarrolladas por el Grupo de Investigación HUM 509-Phoenix Mediterránea en el marco del Proyecto internacional Paleogenetic Study of the Phoenician Period, codirigido por los  doctores  Pierre Zullua de la Universidad Americana de Beirut (Líbano) y Lisa Matisoo-Smith, de la Universidad Otago (Nueva Zelanda) que busca investigar las pautas de distribución genética de los fenicios y evaluar los impactos biológicos culturales y ambientales de su colonización en el Mediterráneo, mediante el análisis del ADN de individuos fenicios del yacimiento del Líbano, Italia, Malta, Túnez y España (Ibiza y Cádiz). 

Un primer avance de los datos obtenidos en este estudio se presentó ya en el XI Coloquio Internacional del Centro de Estudios Fenicios y Púnicos (CEFYP): “La Muerte y el Más allá entre fenicios y púnicos”, celebrado en Ibiza entre los días 27 y 29 de noviembre de 2019. 

En el transcurso de la conferencia se ha expuesto que el análisis con metodología actual de los restos óseos inhumados en el sarcófago antropomorfo femenino ha arrojado interesantes resultados en cuanto al sexo de dicho individuo, así como estimaciones de la edad, estatura y corpulencia, además de información sobre las diversas patologías que sufrió en vida. Tras el estudio antropológico se puede afirmar que pese a la creencia generalizada la persona inhumada es, sin ningún género de dudas, un varón robusto de unos 45-50 años.

Los datos objetivos, en principio sorprendentes, permiten reflexionar sobre la presencia en el extremo-occidente de este tipo de contenedores funerarios de lujo en un momento histórico- el s. V a. C- en el que Gadir se inserta de lleno en las redes comerciales mediterráneas con sus afamadas salazones de pescado. En este  contexto, los sarcófagos antropomorfos de mármol que estaban en principio destinados en exclusiva a la realeza sidonia, llegarían a Cádiz como “regalos” o “dones” que sellaban los  pactos y tratos comerciales entre estados. Al no tratarse de encargos personalizados, las figuras esculpidas en las tapas no tenían que representar a sus destinatarios finales, ni siquiera de forma idealizada. El hecho de que se entierre a un varón en un sarcófago femenino podría deberse también a una reutilización posterior del mismo. 

En cualquier caso y como conclusión fundamental de la conferencia celebrada en el Museo de Cádiz, los resultados de las analíticas en curso podrán ir mostrando más luz sobre este hecho y se desvelarán con toda seguridad datos y secretos, que hasta ahora estaban muy bien guardados en uno de los mayores atractivos, que acoge el Museo de Cádiz, el sarcófago femenino.