Redacción.- El exalcalde y diputado provincial del PP, Ernesto Marín, ha comparecido hoy ante los medios de comunicación para anunciar que en esta jornada ha remitido un escrito al Defensor del Pueblo Andaluz en el que solicita amparo por una supuesta suplantación de personalidad denunciada el pasado mes de noviembre y en el que está implicado el actual alcalde del PSOE, José María Román.

Marín destaca que da este paso “después de que no haya habido voluntad política por parte de Román de aclarar este asunto, que lo ha querido justificar como un error del departamento informático, cuando él ha estado recibiendo desde junio a finales de noviembre correos electrónicos que iban dirigidos a mi persona”.

Según relata el exregidor del PP, los hechos se descubrieron después de que “personas se ponían en contacto conmigo en la calle para preguntarme el motivo por el que no contestaba a los correos que me enviaban. Tras detectar lo que estaba pasando, comprobamos que en el email que aparecía en mi espacio en la página web del Ayuntamiento, cuando me intentaban enviar un correo electrónico éste llegaba directamente al actual alcalde, José María Román, porque al pinchar en Ernesto Marín el correo destinatario era jroman@chiclana.es”.

Ernesto Marín afirma que, “en un primer momento, pensamos que podría ser un error, hasta ahí comprensible, pero visto que pasó el tiempo y nadie dice nada, sobre todo Román, que está recibiendo información dirigida exclusivamente a mí, dejo de pensar que es un error y me pongo en lo peor, en una presunta suplantación de personalidad”.

En concreto, el hoy concejal y diputado provincial del PP manifiesta que “en el tiempo en el que persiste esta situación, han mandado a mi atención y ha recibido José María Román, varios correos de los que he podido conocer su contenido porque las personas afectadas, contra las que también se ha atentado, violando el secreto de las correspondencias y su intimidad, me lo han hecho llegar”. Dos de esos correos han sido entregados a los medios de comunicación. Además, Marín indica que “hay otros, pero los remitentes no me han dado autorización para que los dé a conocer los textos, por lo que correos electrónicos hay”.

Así, Marín califica el asunto de “escandaloso” y reseña que “parece increíble que José María Román no tenga intención alguna de resolver este asunto, pues en la actualidad existen mecanismos para recuperar aquellos correos que hayan podido ser eliminados”. Esta afirmación llega después de que “en el informe aportado por el Servicio y Organización y Calidad (SOC) del Ayuntamiento, en diciembre, se haya indicado que el departamento informático no ha tenido acceso a los correos eliminados de la bandeja de entrada de José María Román”.

Posteriormente, “mando otro escrito exigiendo que se me entreguen los emails que hay en la cuenta de Román, demuestra que hay algunos emails que se han recibido, e insto al jefe de informática que mire entre los correos eliminados”. Este escrito no ha tenido ningún tipo de contestación, “y yo no quiero parar con este tema, porque creo que es un tema grave”.

En este contexto, el exalcalde mantiene que “desde el PP vamos a intentar no judicializar la política, pero me han dicho que puede irse a Fiscalía. Mi intención era quedarme en el terreno de lo político, para que esto se aclararse de manera sencilla, pero dado que José María Román parece no estar por la labor, opto por una vía intermedia, y pido amparo y que tome cartas en el asunto al Defensor del Pueblo. No sólo se ha vulnerado el derecho de mi persona, sino el derecho a la intimidad y las comunicaciones de las personas que han intentado ponerse en contacto conmigo. Tengo esperanza de que el Defensor intervenga y ponga a cada uno en su sitio”.

Marín asegura que “si es lo que parece que es, no tenemos a un alcalde digno de Chiclana, ni tampoco es un representante digno del PSOE en nuestra ciudad. Si esto es así, tendría que dimitir o tendrían que destituirlo, porque es lo último que podría pensarse que podría hacer. ¿Cómo es que Román, al recibir emails que empezaban diciendo, por ejemplo, señor Ernesto, no avisó inmediatamente a informática para ver qué ocurría? El jefe de informática no tiene culpa alguna, pero por qué Román no ha dicho sí, he recibido dos correos, y por el contrario ha dicho que no hay ninguno? ¿Por qué miente? ¿Qué oculta?”.

Finalmente, reclama “al Partido Socialista que deje los insultos y ataques personales a un lado, porque con insultos no va a tapar este tema, impropio de los tiempos actuales, se aclare por el bien del Ayuntamiento de Chiclana”.