Dentro de la propuesta sobre las ordenanzas fiscales que el Gobierno municipal llevará para su aprobación al Pleno Ordinario del mes de octubre, se incluye la modificación de la Ordenanza Fiscal número 30, denominada General de Gestión, Recaudación e Inspección o también conocida como Ordenanza Fiscal sobre multas. En este sentido, la portavoz del Gobierno y delegada municipal de Diseminado, Cándida Verdier, ha resaltado que, “en estos tiempos de crisis económicas, las familias chiclaneras se las desean para hacer frente a los gastos cotidianos y más aún par abonar sus deudas”. “Aunque el Ayuntamiento no puede hacer dejación de funciones, es decir, dejar de cobrar lo que corresponde, sí puede modelar esos cobros, suavizando las condiciones y adaptándolos a las familias con dificultades económicas”, ha explicado.

“El Ayuntamiento no puede ser la administración que asfixie a las personas, por lo que, con los correspondientes informes técnicos, hemos modulado una fórmula para modificar la Ordenanza Fiscal número 30, de forma que se ampliará los plazos, se tendrá en cuenta los casos de extrema necesidad y habrá una modificación importante en relación a las sanciones urbanísticas”, ha indicado Verdier, quien ha recordado que “hay casos en los que, aun pagándose la totalidad de la multa, nunca se reduce en su cuantía debido a los intereses”. “Pues eso es lo que queremos evitar, por un lado, aplicando el proceso de regularización y, por otro, suavizando los pagos”, ha indicado la portavoz del Gobierno, quien ha recalcado que “fue una promesa electoral que estamos cumpliendo”.


Por su parte, el delegado municipal de Hacienda, Joaquín Guerrero, ha aclarado que “esta modificación va a versar sobre tres aspectos fundamentales, es decir, nuevos plazos y cuantías, extrema necesidad y un nuevo tratamiento de las sanciones urbanísticas”. De esta forma, en cuanto a los nuevos plazos y cuantías, “el objetivo es tratar que los plazos sean superiores y por menor cantidad”. “Así, se pueden cubrir las obligaciones fiscales, pero de una forma más cómoda”, ha resaltado Guerrero.

En cuanto a los casos de extrema necesidad, el responsable del área ha indicado que “es una novedad destacable y que incluye aquellos supuestos en que personas o familias que acrediten la situación de extrema necesidad económica. Así, podrán fraccionar o aplazar el pago en el doble de tiempo”. “Se trata de supuestos que deben incluir también aquellos casos de familias que sus empresas hayan visto decaer su actividad en estos años de crisis económica”, ha añadido.

Por último, en relación a las sanciones urbanísticas, Joaquín Guerrero ha aclarado que, “siempre y cuando existan sanciones urbanísticas y un informe de Urbanismo en el que se acredita la posibilidad de que dicha obra pueda ser objeto de regularización, estos casos tendrán un tratamiento especial”. “Aclarando que no se va a faltar al cumplimiento de las obligaciones, se va a abordar el tema de una forma más cómoda y solidaria, con el único fin de que ayudar a los chiclaneros y chiclaneras que peor lo están pasando como consecuencia de la dura crisis económica y desean hacer frente a sus obligaciones fiscales”, ha incidido el delegado municipal de Hacienda.

 

Compartir con: