El Hospital Universitario de Puerto Real ha adaptado los menús que se ofrecen a los pacientes ingresados durante los meses de verano, con el objetivo de adecuarlos a la temporada estival y ayudar de esa forma a combatir mejor el calor.

Los menús son elaborados por la Unidad de Nutrición y Dietética Clínica y el Servicio de Hostelería del hospital, que tienen en cuenta las necesidades de los pacientes y las costumbres gastronómicas de la provincia de Cádiz en esta época. De esta forma, los pacientes disfrutan de platos típicamente veraniegos en el almuerzo y en la cena, como pueden ser la ensalada de pasta con verduras, la ensalada tropical, el salmorejo y picadillos elaborados con tomates de la zona, pescados de la Bahía de Cádiz y frutas de temporada.

El Hospital de Puerto Real prepara durante los meses de verano unas 1.700 comidas entre desayunos, almuerzos, meriendas y cenas, en las cuales se combina la variedad con las necesidades dietéticas de cada enfermo y el equilibrio nutricional.  

Otro de los objetivos al cambiar los menús, además de los estrictamente saludables, es que los pacientes se encuentren como en su casa y puedan comer los mismos platos que suelen degustar en sus hogares.

El centro ha introducido además como novedad el desayuno andaluz todo el año, compuesto por pan integral, aceite de oliva virgen extra y tomate natural triturado, potenciando así la dieta mediterránea, que tiene grandes beneficios para la salud.

Asimismo, desde la Unidad de Dietética y Nutrición no sólo se adaptan los menús a  las diferentes patologías de los pacientes, sino también respetando las restricciones dietéticas de éstos por razones religiosas o de otro tipo, como puede ser el caso de pacientes  vegetarianos o veganos.

El Hospital de Puerto real también adapta su cocina a fiestas como la Navidad y la Semana Santa, ofreciendo platos típicos de esas fechas.

 

Compartir con: