Redacción | Cádiz.- La Junta de Andalucía ha presentado hoy en Cádiz el recién aprobado en Consejo de Gobierno III Plan Andaluz de Drogas y Adicciones 2016-2021, el cual, centrado especialmente en jóvenes y nuevas adicciones, garantiza una red pública asistencial de acceso universal y gratuito para las personas con este tipo de problemas. Los delegados territoriales de Igualdad, Salud y Políticas Sociales y de Educación, Manuel Herrera y Juan Luis Belizón, respectivamente, han presidido este acto, con la presencia de representantes de instituciones y colectivos provinciales relacionados con la materia y el coordinador del Área de Drogodependencias de la Secretaría General de Servicios Sociales de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales, Fernando Arenas.

Esta nueva estrategia consolidará y actualizará las políticas llevadas a cabo desde 2002 en el marco del anterior plan, dando especial prioridad a la población comprendida en las franjas de edad de la adolescencia y la juventud, que concentran los consumos más problemáticos y a la que se destinan programas para evitar o retrasar el contacto con las sustancias adictivas. Se reforzará la prevención selectiva para grupos en situación de riesgo a través de las familias, los talleres de formación y las comunidades terapéuticas, así como la denominada ‘prevención indicada’ para las personas ya iniciadas en el consumo pero que aún no tienen dependencia. En estos supuestos se prestarán tratamientos específicos en centros.


Tanto en la financiación -cerca de 37 millones de euros anuales- como en su desarrollo del plan participarán las consejerías de Igualdad y Políticas Sociales, Salud, Educación y Justicia e Interior. En la elaboración del texto han participado más de 400 profesionales, instituciones, agentes sociales, movimientos asociativos y ayuntamientos de municipios de más de 20.000 habitantes.

El plan se adapta a los actuales perfiles de personas consumidoras y establece la creación del Catálogo de Servicios de la Red para la Atención a las Drogodependencias y Adicciones, que garantiza un modelo de atención universal y gratuito e incorpora el tratamiento de nuevos problemas vinculados con las tecnologías y el juego patológico. La perspectiva de género también se integrará en todas las iniciativas previstas.

Recursos en la provincia

La Junta de Andalucía cuenta con una red mixta, en la que se engloban tanto centros públicos como privados-concertados; en la provincia son 19 centros de tratamiento ambulatorio -17 públicos, uno concertado y uno privado-; dos equipos de apoyo en prisiones; una Unidad de Desintoxicación Hospitalaria; un centro de encuentro y acogida; cinco comunidades terapéuticas –tres de ellas en régimen de concierto y dos públicas- con un total de 130 plazas; tres viviendas de apoyo al tratamiento de enfermos de Sida concertadas con 31 plazas; y dos viviendas concertadas de apoyo a la reinserción con 13 plazas.

Los profesionales que atienden estos recursos ascienden a 189 –entre médicos, psicólogos, trabajadores sociales, personal de enfermería, educadores, monitores, maestros y taller, administrativos, técnicos de prevención, limpieza, mantenimiento, cocina…-. Hasta finales del pasado abril el total de pacientes en tratamiento en la provincia es de 6.785 -5.702 hombres y 1.083 mujeres-; el pasado año 3.741 personas fueron admitidas en la provincia a tratamiento.

En cuanto a Educación, cabe destacar que 440 centros educativos de la provincia participan en los programas ‘Creciendo en Salud’ y ‘Forma Joven’, enfocados al fomento de los hábitos saludables entre los escolares. Además, más de 1.500 docentes se formaron en este ámbito durante el curso pasado.

Perfiles de tratamiento

El perfil medio de las personas admitidas a tratamiento se presenta como paciente varón con una edad media de 36,82 años, consumidor de alcohol, que inicia el primer consumo a los 15,89 años, y la edad de consumo abusivo se sitúa en los 27,20 años; su situación laboral es de “parado habiendo trabajado antes”, con “estudios primarios o inferiores”, cuya convivencia es con su “familia de origen” y que acuden a tratamiento por iniciativa propia.

Respecto al tipo de sustancia o adicción por el que inician el tratamiento, las sustancias que presentan mayor porcentaje respecto del total de las admisiones de la provincia, es el alcohol, con un 24,88%, seguida de la cocaína con un 22,80%. El cannabis ocupan el tercer lugar con un 22,72%, y en el cuarto se encuentra las admisiones por consumo de heroína/’rebujao’ con un 15,18%.

La siguiente adicción, motivo de ingreso a tratamiento, es el tabaco con un 5,88% de admisiones. En menor porcentaje y en orden descendente, se encuentran otras drogas (5,05%); juego patológico (2,64%); y 0,82% en las adicciones sin sustancias; de estas adicciones sin sustancias es la adicción a Internet la que predomina (35,48%) seguida del móvil con un 32,26%.

Novedades del plan

Entre las novedades recogidas se encuentran la puesta en marcha de programas de incorporación social para personas en riesgo de exclusión, cofinanciados por primera vez por el Fondo Social Europeo y con un dotación de más de dos millones de euros en este año. De acuerdo con los últimos estudios, un 20% de la población afectada por adicciones está a su vez en riesgo de exclusión social.

También destaca la previsión de crear un portal interactivo de drogas y adicciones al que podrán acceder profesionales, usuarios y la ciudadanía en su conjunto para consultar sobre centros y recursos e intercambiar experiencias.

Igualmente, el plan refuerza la actividad investigadora y formativa a través del Observatorio Andaluz sobre Drogas y Adicciones, entidad dedicada a recopilar la información científica disponible y promover el conocimiento y divulgar los resultados de la actividad en esta materia. Las prioridades se seguirán dirigiendo al estudio de factores de riesgo asociados al consumo, con nuevas líneas de trabajo para integrar la perspectiva de género y las patologías psiquiátricas asociadas.

El plan se estructura en cuatro grandes bloques: medidas preventivas, atención socio-sanitaria, incorporación social y gestión del conocimiento. En el área de la prevención el objetivo es evitar y/o retrasar la edad de inicio de consumo de sustancias psicoactivas y de actividades susceptibles de convertirse en adicciones. En atención socio-sanitaria se pretende mejorar el acceso a la red de atención y garantizar la cartera de servicios, además de impulsar sistemas de evaluación de la calidad en la gestión para mejorar la participación y satisfacción de los usuarios y los profesionales. En las otras dos áreas, destacan las medidas dirigidas a facilitar la integración laboral y el diseño de un modelo formativo adecuado a las nuevas tecnologías y los retos emergentes.

Compartir con: