publicidad


Los vendedores podrán retomar la actividad con medidas de protección como la separación entre los puestos, el uso de equipos de protección por parte de los vendedores, rutas de un solo sentido en el mercado y control sobre la exposición de productos

El Ayuntamiento de San Fernando está planificando la vuelta del Mercadillo de la Magdalena, dentro de la nueva fase 1 de la desescalada que abre la puerta a que los gobiernos municipales puedan retomar esta actividad al aire libre y en la vía pública, siempre que se adopten medidas para controlar el aforo y para ampliar el distanciamiento entre puestos.

De esta forma, en cumplimiento de la normativa estatal para evitar la propagación del coronavirus, en el caso de San Fernando no se va a optar por la reducción del 25% de los puestos habituales, sino que se va a ampliar la superficie en la que se instala este mercado ambulante para lograr el objetivo de que haya suficiente separación entre cada uno de ellos.

En concreto, la ubicación de los puestos debe hacerse de forma estratégica para que entre cada uno haya la suficiente distancia para seguridad de los viandantes y de los vendedores.

Del mismo modo, se establecerá una ruta de un solo sentido para que los viandantes puedan acudir de forma más ordenada y evitando contactos o aglomeraciones.

La Policía Local velará por el cumplimiento de estas medidas, así como de otras como el control sobre la exposición de productos o el obligatorio uso de equipos de protección por parte de los vendedores ambulantes.

El primer día que se retome la actividad del Mercadillo, desde el Ayuntamiento se realizará en la zona, gracias a la labor de los voluntarios y voluntarias de Protección Civil, el reparto de mascarillas tanto para los comerciantes como para las personas que acudan a la Magdalena.

En el caso del Mercadillo de San Antonio, el Gobierno municipal está estudiando aún las condiciones necesarias para hacer posible su vuelta garantizando la máxima seguridad y protección a la ciudadanía en estas circunstancias.

Reparto de mascarillas para el transporte público y el comercio

Los voluntarios y voluntarias de Protección Civil han iniciado hoy el reparto en la ciudad de las 11.000 mascarillas que el Gobierno de España ha hecho llegar al municipio de San Fernando para garantizar y facilitar que se cumple la normativa que obliga desde hoy al uso de esta protección en el transporte público.

Por ello, desde primera hora de la mañana se han comenzado a hacer entrega de las mascarillas a los viajeros en las estaciones de tren. Lo mismo han hecho los conductores de los autobuses, que desde ayer tienen también el material de protección para entregarlo a cada usuario del transporte público que acceda al vehículo. 

Ayer por la tarde también se hizo entrega de un lote de estas mascarillas a los representantes de los taxistas de la ciudad para su reparto entre todo el colectivo.

Los equipos de Protección Civil también han iniciado hoy el reparto de lotes de mascarillas entre los comercios minoritas que ya han podido abrir esta misma mañana sus puertas, siempre con cita previa. Esta entrega continuará mañana, y se intensificará sobre todo de cara a los negocios que están preparando y adaptando sus establecimientos para la semana que viene cuando la apertura será ya más generalizada con determinadas restricciones de aforo, distancia y horarios preferentes para mayores de 65 años.

Por otro lado, el Gobierno de España va a hacer entrega mañana al Ayuntamiento de otro paquete de más de 14.100 mascarillas para uso prioritario por parte del personal de los servicios esenciales (Policía Local, servicios sociales, residencias, Protección Civil, etc.) y colectivos vulnerables.

Instalación de mamparas en la Oficina de Atención al Ciudadano

En la mañana de hoy ha comenzado la instalación en la Oficina de Atención al Ciudadano (OAC) de las nueve mamparas adquiridas por el Consistorio para garantizar la seguridad de la población y de la plantilla municipal una vez que se retome la atención presencial en este servicio público. Gracias a estos equipos, se podrán atender las necesidades de la ciudadanía con las máximas garantías para evitar posibles contagios del coronavirus.

El Ayuntamiento ha iniciado la adaptación de los espacios municipales por este servicio, pero ha apuntado que se instalarán este tipo de mamparas en todos los servicios con atención al público en los que sea esencial, y siempre que la normativa estatal establezca de forma obligatoria estas condiciones.

Las pantallas protectoras, de fácil limpieza y desinfección, están diseñadas para separar físicamente a las personas, permitiendo la entrega de documentación mediante la apertura inferior.