publicidad


Se trata de un dato excepcional que responde a la situación del COVID-19. En la provincia, la subida afecta especialmente a los hombres, y a los sectores de la construcción y al sector servicios

publicidad


El paro registrado por el Servicio Andaluz de Empleo (SAE) en la provincia gaditana ha subido un 17% durante el pasado mes de marzo. El dato supone que 25.649 personas, en términos absolutos, se han inscrito en las oficinas de Empleo de la provincia, de manera que el total de personas paradas alcanza las 176.416 personas.

Las cifras de este marzo, en el caso de Andalucía, vienen marcadas porque, como explica la Consejería de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo de la Junta, Andalucía es una de las pocas comunidades autónomas que han pedido a las personas afectadas por un ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) que se inscriban o reinscriban como demandantes de empleo para que no tuvieran ningún problema a la hora de cobrar su prestación –abonada por el SEPE, Servicio Público de Empleo Estatal-. Así, el Gobierno andaluz se ha adelantado, como previsión, por este motivo. Hasta que este colectivo sea clasificado correctamente, debido al volumen de ERTEs existente, está incluido dentro de las cifras de paro registrado por ello. Progresivamente, dejarán de ser contabilizadas como paradas registradas. En consecuencia, las cifras de paro del mes de marzo de 2020 son considerablemente superiores a las que se obtendrían con la información actualizada.

Teniendo en cuenta esto, que determina el paro registrado de marzo en las ocho provincias andaluzas incluyendo Cádiz, desde un análisis sectorial el mayor aumento del paro en términos porcentuales se produce en la construcción y el mayor incremento en números absoluto en el sector servicios –tendencia que se da tanto a nivel autonómico como provincial-. En el caso concreto de Cádiz, el paro en la construcción crece en un 50,3%, con 7.403 parados más. En el caso del sector servicios, aporta 14.768 nuevos parados (que es un 14,3% más de paro que el que este mismo sector tenía en el mes de febrero).

Si bien el paro de marzo aumenta en todos los sectores, en la provincia gaditana lo hace con menor intensidad en la agricultura –con 355 nuevos demandantes- y en el colectivo de personas sin empleo anterior a su inscripción en el SAE, que se anota 493 parados registrados más que en febrero. De hecho, a nivel interanual (datos que se ven afectados, igualmente, por la situación excepcional del COVID-19), el único grupo que ve reducirse su desempleo en los últimos 12 meses es el de personas sin empleo anterior, quienes cierran este marzo de 2020 con 1.084 personas paradas menos que en marzo de 2019, lo que significa un 5,4% menos de paro.

Por el perfil de las personas demandantes, el paro de este marzo aumenta en todos ellos en Cádiz. Lo hace con especial impacto entre los hombres, grupo en el que el desempleo crece un 27,7% (16.685 hombres parados registrados más que en febrero). En el caso de las mujeres, su paro de marzo se eleva en un 9,9%, que en cifras absolutas supone 8.964 mujeres gaditanas desempleadas más que el mes anterior. Por tramos de edad, el que porcentualmente se ve más afectado por el crecimiento del paro de este marzo son las personas de entre 25-44 años, en las que sube su desempleo casi un 24%.

Valoración de la Junta de Andalucía

En palabras del delegado territorial de Empleo, Formación, Trabajo Autónomo y Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad de la Junta en Cádiz, Alberto Cremades, con el paro de este mes, “nos encontramos con un dato absolutamente excepcional, que no es comparable con ningún registro anterior en toda la serie estadística, y que da idea de las terribles consecuencias que está teniendo en el tejido productivo el estado de alarma decretado por el COVID-19 y la parálisis económica generada por las necesarias medidas adoptadas para hacer frente a la crisis sanitaria”. Como se indica desde la Consejería de Empleo del Gobierno andaluz, ni la peor de las subidas mensuales en los años más difíciles de la anterior crisis económica se le aproxima, y triplica cualquier registro anterior de un mes de fuerte subida del paro.

Al margen de que en marzo se estén incluyendo a afectados por ERTE, para la Junta de Andalucía la excepcional subida de marzo en Andalucía refleja la magnitud  que tiene el trabajo eventual, que es el segmento que con mayor virulencia sufre los efectos de este parón económico en alusión a la evolución que se experimenta en actividades del sector servicios como la hostelería o las del turismo.

La Junta insiste, ante todo esto, en reclamar al Gobierno de España  que articule medidas para aquellos trabajos eventuales que en estas fechas tenían una clara opción de emplearse en la temporada de Semana Santa, y que están viendo frustradas sus expectativas, siendo una parte importante sobre el total de las nuevas personas desempleadas. Marzo tradicionalmente es un mes en el que el número de contratos aumenta respecto al mes de febrero, a diferencia de este año en el que la contratación cae un 17% en Cádiz.

Menos financiación para Políticas Activas de Empleo andaluzas por parte del Ministerio

El Gobierno andaluz también censura la decisión el Ministerio de Trabajo de restar a Andalucía la gestión de 430 millones de euros para Políticas Activas de Empleo, precisamente ahora que la Consejería de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo había comenzado a normalizar la Formación Profesional para el Empleo después de la parálisis sufrida desde 2011 por investigaciones judiciales.

El Gobierno de Andalucía considera vital dar cobertura a las personas en desempleo con prestaciones adecuadas, de hecho trabaja con denuedo en la resolución de los ERTEs para que los trabajadores puedan cobrar las prestaciones lo antes posible, a pesar de considerar que había fórmulas más rápidas y eficaces para gantizar una renta de sustitución a las personas trabajadoras. Pero la Consejería de Empleo considera que hay fórmulas financieras adecuadas para que, a la vez que pagan las prestaciones, se cumpla con las obligaciones en materia de políticas activas que se necesitan para mantener el empleo.