publicidad


Desde el pasado año 2013 han ido apareciendo en diferentes medios de comunicación manifestaciones de los representantes de la Universidad de Cádiz donde se manifestaba el interés de dicha institución académica por trasladar la facultad de Ciencias de la Educación, desde hace treinta años ubicada en el Campus de Puerto Real, al Campus de Cádiz. Ante esta intención el pasado mes de enero la por entonces alcaldesa de Puerto Real, Maribel Peinado, hizo pública el sentir de su equipo de gobierno en este asunto, exigiendo entonces la permanencia de Ciencias de la Educación en el campus puertorrealeño.

El cambio de gobierno en el ayuntamiento de Puerto Real parece que ha traído también una postura menos exigente y enérgica en este sentido y ante las últimas declaraciones de los dirigentes de la UCA, incluso tras la reunión mantenida hace pocas semanas entre el alcalde de la localidad, Antonio Romero y el rector, Eduardo González Mazo, la postura del ayuntamiento de Puerto Real no ha sido clara y firme a la hora de manifestar el interés por mantener esta facultad dentro de su campus universitario.

Trasladar Ciencias de la Educación al lugar que parece contar con el beneplácito de Universidad y Junta de Andalucía, el edificio de Valcarcel, supondría además una gran inversión para su rehabilitación y acondicionamiento para poder acoger con calidad esta facultad. Para hacernos una idea de este elevado coste solo hay que tener en cuenta que hace unas semanas la Junta de Andalucía ha transferido a la UCA unos 700.000 euros para redactar el proyecto de traslado de Ciencias de la Educación a este edificio histórico, lo cual muestra los desmesurados costes que puede llegar a suponer dicho proyecto en su conjunto, unos costes que bien podrían derivarse a otras necesidades académicas más perentorias de la universidad gaditana.

A esta complejidad del traslado, su elevado coste, y el perjuicio que causaría a Puerto Real, hay que sumar que la facultad de Ciencias de la Educación fue ampliada recientemente, hace apenas un par de años, y en la actualidad se encuentra en unas condiciones idóneas para el desarrollo de su actividad, siendo un centro además adaptado a las necesidades de estos estudios, contando en la actualidad con un espacio que responde a las necesidades de la comunidad universitaria, disponiendo de pistas deportivas al aire libre y un aparcamiento que permite una perfecta accesibilidad a estudiantes, profesorado y personal de servicio.

El grado de comodidad en las comunicaciones, accesibilidad, entorno, dotaciones e infraestructuras deportivas, seguridad y aparcamientos que actualmente tiene la facultad de Ciencias de la Educación dentro del campus puertorrealeño es una palpable realidad, la cual redunda en beneficio de toda la comunidad educativa, un conjunto de elementos que sería difícil conseguir en otro emplazamiento. Además, hay que tener en cuenta que la gran mayoría de los estudiantes, profesores y personal de servicio de esta facultad no son de Cádiz, sino vecinos o residentes en el resto de municipios de la Bahía de Cádiz e incluso de otras poblaciones de su provincia, por lo que trasladar esta facultad al centro histórico de Cádiz, con los problemas de aparcamiento y accesibilidad que actualmente tiene, sería un retroceso en todos estos hitos señalados, pues no se conseguiría mejorar estos indicadores de calidad, tan necesarios y deseables para poder ofrecer un servicio eficaz.

Por todos estos motivos el Grupo Andalucista del Ayuntamiento de Puerto Real propondrá al pleno del ayuntamiento que la corporación municipal muestre su apoyo a que la facultad de Ciencias de la Educación se mantenga en el Campus Universitario de Puerto Real, instando tanto a la Universidad de Cádiz como a la Consejería de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía a reconsiderar su actual postura, la cual perjudica claramente los intereses puertorrealeños.