Las actuaciones desarrolladas por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio a través del Plan de Acción Andaluz de lucha contra el uso de cebos envenenados en Andalucía han logrado reducir en un 50% esta práctica ilegal en la región. En ello ha sido fundamental la participación de los Agentes de Medio Ambiente, el Seprona (Guardia Civil), las unidades caninas y los técnicos de biodiversidad. Así lo ha explicado hoy en Alcalá de los Gazules en la inauguración de una actividad formativa sobre este tema el delegado territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Ángel Acuña, que además ha añadido que para reforzar esta iniciativa, la Consejería está elaborando una nueva estrategia contra el veneno que contempla nuevas líneas de acción para lograr erradicarlo y promueve un pacto andaluz para implicar a toda la sociedad rural”.


Como ha recordado el delegado, la Estrategia Andaluza de Lucha contra el Veneno es un programa que viene desarrollándose desde el año 2004 con el objetivo de minimizar el impacto potencial del uso ilegal de cebos envenenados, que tienen efectos devastadores en el medio natural y en la salud pública.

En este sentido, el nuevo documento prevé incrementar la Unidad Canina Especializada contra el veneno y sus acciones, y potenciar la formación de los agentes de Medio Ambiente en todo lo relacionado con el uso de estas sustancias y las artes ilegales de caza para que tengan capacidad de actuación. También contempla la realización de cursos de especialización dirigidos a los agentes de la Junta y miembros del Seprona que forman parte de los equipos de investigación contra el uso de cebos envenenados, y a los técnicos de biodiversidad e instructores de los expedientes sancionadores con el fin de mejorar la tramitación de los mismos.
Una de esas actividades formativas es la que se ha desarrollado hoy en el Centro de Visitantes El Aljibe de Alcalá de los Gazules, y que ha contado con la participación de una total de 35 alumnos: 20 Agentes de Medio Ambiente, 11 agentes del Seprona (6 de la Comandancia de Cádiz y 5 de la de Algeciras) y cuatro agentes de la Unidad de la Policía Adscrita a la Junta.

Algunas de las novedades tratadas hoy y que formarán parte de la nueva estrategia tienen que ver con el control de los tóxicos que se emplean y la elaboración de una base de datos actualizada con la situación ilegal de cada uno de ellos. Igualmente, se ha analizado que se impulsarán cambios administrativos para que se endurezcan las sanciones por la tenencia de sustancias tóxicas prohibidas e incluso para que se considere un delito, dado el alto riesgo que supone también para la salud de las personas. Para facilitar la recogida de estas sustancias prohibidas almacenadas se diseñará un sistema de recogida de las mismas para su eliminación.

En cuanto a la persecución del delito, se intensificará la vigilancia, investigación y la coordinación con el Seprona, y se mejorará la interacción con los órganos judiciales. También se instaurará un modelo idéntico de tramitación de expedientes sancionadores y extensión de las medidas cautelares de suspensión de aprovechamientos, y se impulsará la retirada de ayudas europeas a la agricultura y ganadería en las explotaciones afectadas.

Compartir con: