La edil y secretaria general del Partido Popular (PP) de San Fernando, Mª del Carmen Roa, ha pasado revista a lo que ha dado de si la recién concluida edición de la Feria del Carmen y de la Sal. Lo primero que hizo Roa fue felicitar a los isleños por su participación “y haber estado a la altura de los que requieren las fiestas patronales de nuestra ciudad. La ciudadanía ha cumplido sobradamente, estando del lado de su feria y sus tradiciones. El gobierno municipal ha vuelto a defraudar”.


De la misma forma agradeció el trabajo desempeñado por Protección Civil, servicios de emergencia, Policía Local, Bomberos (“que el PSOE, pese a sus demandas cuando estaba en la oposición municipal, sigue manteniendo bajo mínimos en el ferial”, recordó), y resto de fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Este agradecimiento, la edil popular lo hizo extensivo a todas las personas “que de una u otra forma” hacen posible cada año la feria, desde el personal municipal directamente implicado en la organización de la misma, a los servicios de mantenimiento, limpieza y montaje.

Mª del Carmen Roa dio visibilidad a una queja que traspasa el ámbito meramente político, y que demuestra el declive que está sufriendo la feria isleña. Este año, el número de casetas ha tocado fondo. “Pensábamos que los números de la edición de 2017 no podían empeorar, pero, ha quedado demostrado, que con Patricia Cavada al frente del Ayuntamiento todo es susceptible de seguir empeorando”.

La concejal del PP ratificó esta denuncia ofreciendo datos. 30 casetas, contando con la Caseta Municipal, es el número de entidades participantes más bajo que se recuerda.Nunca en el recinto de La Magdalena ha habido tan pocas casetas como este año. “Y lo peor de todo –señaló- es que la feria seguirá ‘desangrándose’ sino se le pone remedio”.

Roa señaló la pésima imagen que supone pasear por el Real y ver casetas cerradas. Hasta cinco se han llegado a contabilizar. A ello se suma que este año también han montado menos puestos dedicados a la alimentación y, entre ellos, solo una de las clásicas churrerías. Precisamente estos feriantes han mostrado abiertamente su disconformidad con la reestructuración de los puestos que ha realizado el gobierno de PSOE y Andalucistas.

Otro motivo de crítica es la improvisación. Si algo han demostrado Cabada y Fran Romero es que no tiene capacidad de planificar y gestionar. Prueba de ello es el cartel de la feria de este año, que se ha presentado a semanas vista del comienzo de la fiesta, y no a comienzos de año como suele ser lo habitual sin la oportunidad de venderse en eventos turísticos de la talla de FITUR, o en las ferias del entorno.

“La feria requiere de imaginación en sus planteamientos y la adopción de medidas que inviten a las entidades a montar sus propias casetas y a los ciudadanos a sumarse masivamente a la fiesta. No puede ser que haya colectivos que montan en el Real y comiencen la feria con un déficit de 6000 euros. Hay que hacer algo a favor de quienes dan vida a la Feria y no subir las tasas a los caseteros, que es lo que ha hecho Patricia Cabada”, denunció.

También lamentó la falta de actividades programadas por el Ayuntamiento para las mañanas de Feria. “Este año, no se tiene como excusa el calor. La temperatura que hemos vivido durante estos días era mas propia de mayo y septiembre que del mes de julio”.

De la “pobreza” de alumbrado extraordinario también han recibido numerosas quejas los populares. Reclaman un exorno “a la altura de la que ha sido durante décadas el acontecimiento festivo mas importante del verano en la Bahía”.

Ante esta situación, el PP vuelve a pedir la creación de un grupo de trabajo integrado por todos los colectivos que, de una u otra forma, participan en el desarrollo de la feria –incluidos los partidos de la oposición-, para que analicen y realicen propuestas para revitalizar la feria, y que se recojan en una nueva ordenanza municipal. En este grupo tendrían cabida todos los asuntos relativos a la mejora de la feria y susceptibles de debate, desde el cambio de fecha al traslado del Real. “Si queremos que la feria frene su declive y resurja, es necesario contar con la opinión de quienes hacen de verdad nuestra fiesta, y, entre todos, situarla en el lugar que se merece”, concluyó.

Compartir con: