Los informes económicos vuelven a evidenciar la situación de parálisis que vive San Fernando a consecuencia de la ausencia de gestión de la que adolece el gobierno municipal. Este es el resumen que realiza el PP de San Fernando tras el análisis de la liquidación del presupuesto de 2016, prorrogado a 2017.


De entre los datos recogidos en este documento, que irá al pleno del próximo miércoles, el concejal del PP, Manuel Raposo, resalta uno que resulta demoledor para los intereses de la ciudad: el ejecutivo de la alcaldesa socialista, Patricia Cavada, ha dejado de invertir en San Fernando nada menos que 19 millones de euros. Esta abultada cantidad procede de las partidas destinadas a inversiones tanto en el presupuesto de 2016 –el único aprobado en este mandato-, como durante 2017 en el que las cuentas estuvieron prorrogadas. “Resulta penoso que en la situación de semiabandono en que se encuentra San Fernando, con la multitud de necesidades que reclaman nuestras barriadas, el gobierno de Patricia Cavada no haya invertido los más de 19 millones de euros de los que ha dispuesto para mejorar La Isla. No ha hecho nada, quizás esperando a utilizar ese dinero con carácter meramente electoral”, recalca.

El documento que va a pleno demuestra “los errores de un presupuesto –el vigente, de 2016- mal hecho y muy mal ejecutado”. De hecho en el desarrollo de las cuestan municipales no existe “ni una sola muestra de apoyo a la creación de empleo, al comercio, a los autónomos, no hay nada que certifique que en La Isla se ha avanzado en tres años. Estamos ante la foto fija del comienzo del actual mandato corporativo con el deterioro propio del tiempo y de la falta total de mantenimiento de la ciudad”.

Raposo mostró los datos que avalan la denuncia. Para Cursos de Formación y Fomento del Empleo, el gobierno contaba con 92.233 euros de los que sólo ha invertido 2.372 euros. “Para la Promoción de la Cultura Emprendedora disponían de 7.500 euros, que no han utilizado. Lo mismo que ha ocurrido con los 15.000 euros presupuestados para la dinamización del comercio; o los 5.000 euros para la dinamización de la hostelería. No han hecho nada”,

Respecto a 2017, la ejecución del presupuesto prorrogado durante el pasado año, “ha sido un engaño. Sencillamente, Patricia Cabada ha desaprovechado y tirado el dinero que los isleños pagamos con nuestros impuestos”.

Llama la atención, alerta Raposo, que el ejecutivo municipal se considere un gobierno que paga bien, a tiempo, cuando las cifras certifican todo lo contrario. Por intereses de demora, o lo que es lo mismo, por pagar fuera de plazo, el Ayuntamiento ha debido abonar en 2017, un total de 364.391,74 euros. Pero es que, además, mantienen un déficit del transporte urbano de más de un millón de euros. “No han hecho nada”, reitera el edil.

Otros indicadores

No menos inquietante resultan otros datos que recoge el citado informe de la Intervención Municipal. Hasta el momento, el gobierno de Cavada acumula ya casi medio millón de euros en gastos sin consignación presupuestaria; y ha incrementado los gastos de gestión ordinaria hasta alcanzar los 2 millones de euros.

La deuda por habitante es de 457,82 euros mientras se mantiene un superávit presupuestario de 19’6 millones de euros. Y el gasto por ciudadano desciende hasta los 710,54 euros.

La transparencia en todas sus actuaciones sigue sin ser una obligación para el ejecutivo que encabeza Patricia Cabada. A los informes de organizamos internacionales que ya alertaban del retroceso experimentado en transparencia municipal, se suman, también, las cifras recogidas en la liquidación del presupuesto. Como muestra, un dato, el que señala que los contratos sin publicidad son mayoría con este gobierno. De hecho, se han adjudicado 4.251.055,83 euros con contratos sin publicidad, frente a los 753.700,20 euros con contratos a los que sí les dio publicidad el ejecutivo del PSOE.

Conclusiones

La evolución durante el primer trimestre del año del presupuesto prorrogado de 2016 evidencia, igualmente, “el fracaso absoluto en la gestión municipal de este gobierno”. Según el informe del Interventor, “siguen sin proponer medidas de racionalización del gasto e implantación de una gestión afecta a los principios de economía, eficacia y eficiencia”.

A 31 de marzo, el Ayuntamiento mantiene una deuda financiera real con los proveedores de 9’4 millones de euros “mientras el gobierno mantiene 21,3 millones en los bancos”.

Por último, el edil popular lamentó esta situación “que desde hace tres años padecemos los isleños, como consecuencia de contar en el Ayuntamiento con un gobierno que no ha hecho nada desde el 2015 y que da la sensación de que ha estado evitando gastar para hacerlo ahora en época electoral”.

Compartir con: