El contrato municipal obliga a la adjudicataria de los servicios auxiliares del Real Teatro de las Cortes a contratar al menos a dos  parados de larga duración “lo que podría haber derivado en que la nueva empresa no haya contado con dos de los profesionales que trabajaban en el teatro”. 

publicidad


El PP de San Fernando ha denunciado la situación en la que se encuentran parte de la plantilla que ha venido prestando los servicios auxiliares en el Real Teatro de las Cortes, en alguno de los casos, durante los últimos veinte años.

La concejal popular, Mª José De Alba, recordó que el mantenimiento del histórico teatro isleño pasó el pasado mes de agosto a manos de una nueva empresa, Galicia Event Crew SL, que se alzó con el concurso público licitado en diciembre de 2018 por el Ayuntamiento.

El presupuesto municipal para sufragar estos servicios asciende a 200.000 euros divididos en dos anualidades, que es el tiempo de duración del contrato. Pese a que el pliego de condiciones para la explotación de este servicio no recoge la subrogación del personal que desempeña esas labores, todas las empresas que han asumido ese trabajo han ido contando con el mismo personal, cuya antigüedad en el desempeño de sus funciones oscila entre los 10 y los 20 años.

“Estos trabajadores son auténticos profesionales, conocedores de la función que desempeñan como podemos constatar cuantos hemos tenido la oportunidad de trabajar con ellos o, simplemente, acudir a uno de los actos desarrollados en el Real Teatro de las Cortes”, afirmó la edil. 

Ahora, la nueva empresa ha prescindido de parte de la plantilla habitual del Teatro contratando a nuevos trabajadores en su lugar. Ello puede deberse a una de las condiciones incluidas en el pliego de clausulas administrativas por el que se rigió la adjudicación del servicio.

Concretamente, apunta De Alba, una de las clausulas impone “condiciones especiales de ejecución del contrato”. Entre estas se encuentra el que “la empresa contratista deberá emplear en la plantilla que ejecute el contrato al menos dos personas desempleadas inscritas en las oficinas de empleo, priorizando en su contratación las personas desempleadas de larga duración”.

Esta cláusula municipal “se ha convertido en un salvoconducto para que la empresa no esté obligada a continuar con el personal que históricamente ha trabajado en el Real Teatro de las Cortes”.

Por ello, desde el PP se exige al gobierno de Patricia Cavada y Ciudadanos que interceda ante la empresa para que, sin vulnerar la Ley, se vuelva a contratar de manera inmediata a todo el personal del Teatro que durante estas casi dos décadas ha prestado servicio en el mismo, “y a eliminar de los sucesivos contratos el despido pasivo del personal existente”.