publicidad


El Partido Popular, junto a otros partidos de la oposición, ha realizado una petición de información adicional a la Secretaria General del Ayuntamiento sobre el nombramiento de Antonio Fernández 

El Partido Popular ha solicitado un informe adicional sobre la compatibilidad de la contratación de Antonio Fernández a la Secretaría General del Ayuntamiento.  

La solicitud ha sido realizada por un tercio de los concejales de la Corporación, tal y como permite la ley. Así, además de los concejales del PP, a la petición se han sumado representantes de otros grupos de la oposición. 

La formación popular manifiesta que “estamos de acuerdo en crear una comisión donde estén representados todos los grupos políticos y personas con suficientes conocimientos sobre urbanismo para debatir de forma continua sobre el plan a redactar. Pero no entendemos que se impongan cosas a la fuerza, como ocurre con este tema”.

Los populares recalcan nuevamente que “esto no hace más que romper el gran pacto por el urbanismo que Chiclana necesita, porque José María Román no piensa en el interés general, sino en contratar a sus amigos, como está quedando muy claro, tras las dos últimas contrataciones de asesores en plena pandemia”.  

Con respecto al cargo de confianza contratado para coordinar el Plan General, “se trata de un conocido arquitecto con grandes intereses propios de su profesión en Chiclana, que ha sido contratado a tiempo parcial con una dedicación de un 75%, lo que le permitiría tomar decisiones sobre el plan por la mañana y trabajar en su despacho por la tarde. Hemos solicitado más información para velar por el interés general y cumplir con nuestra labor de fiscalización. No obstante, estimamos que si esto no fuera una incompatibilidad legal, es a todas luces una incompatibilidad ética y moral”. 

El Partido Popular de Chiclana insiste en que “con esta nueva contratación de un cargo de confianza, Román tira por tierra la labor de la actual delegada de Urbanismo, Ana González, a la que prácticamente inhabilita para ejercer su labor, por lo que no cabría más que esperar una destitución de su cargo, por pura coherencia”. 

En este contexto, “volvemos a defender que nosotros creemos que la actual delegada, junto con los técnicos municipales, son capaces de llevar el nuevo plan a buen término si el alcalde no se entromete en su trabajo. Recordemos que a José María Román le han tumbado los tribunales todos los planes que ha redactado. Es el momento que alguien le diga que se eche a un lado, deje trabajar a los demás y no malgaste más dinero en contratar a gente cercana con dinero público”.