La secretaria general del PSOE de Cádiz y presidenta de la Diputación, Irene García, ha anunciado la presentación de mociones en todos los ayuntamientos y en la Corporación provincial en busca de que el Gobierno de la Nación “responda al sentir solidario que está demostrando la sociedad gaditana y española, y esté a la altura de la dramática situación por la que atraviesan miles de personas que llegan a Europa huyendo de la guerra y de la miseria”.

“La crisis migratoria que estamos viviendo obliga a que la Unión Europea tome medidas urgentes para atender una situación que no permite esperar y para articular de inmediato una política de inmigración y asilo”, ha explicado Irene García. “Pero es igualmente necesario que el Gobierno de la Nación dé un paso adelante ante un auténtico asunto de Estado; y que tome partido en la solución de un problema que parece que siente lejano y frente al que la propia sociedad reclama actuaciones decididas”.

Irene García ha afirmado que “más allá de palabras grandilocuentes, somos conscientes de que la solución al problema pasa por tomar medidas en el ámbito nacional y en el internacional. Desgraciadamente, las propuestas planteadas por la Comisión Europea, basadas en el principio de solidaridad, no parecen haber sido escuchadas por el Gobierno de Mariano Rajoy, al que instamos a que tome definitivamente cartas en el asunto”.

Frente a esta ausencia de respuesta por parte de las autoridades españolas, la secretaria general y presidenta de la Diputación ha señalado que las mociones socialistas ante los Plenos municipales y de la Institución provincial reclamarán al Ejecutivo que “acepte el número de solicitantes propuesto por la Comisión Europea” y que “aumente de forma inmediata el presupuesto destinado al asilo y a la acogida de refugiados”. Junto a ello, es preciso también “el diseño de un Plan de Acogida Humanitaria a Refugiados, de la mano del propio Gobierno, las Comunidades Autónomas y la Federación Española de Municipios y Provincias”.

Estas medidas deberán ir acompañadas del desarrollo de “una campaña de prevención frente al racismo y la xenofobia, y de sensibilización sobre la necesidad de contar con una política de asilo como parte fundamental de la democracia y de los valores que nuestra sociedad ha tomado como propios”. Mientras, desde el punto de vista normativo, se reclamará la aprobación del Reglamento de la Ley 12/2009, de 30 de octubre, reguladora del derecho de asilo y la protección subsidiaria.

Las iniciativas socialistas no solo llaman la atención sobre la necesidad de dar una respuesta rápida y eficaz a esta crisis. Igualmente, se dirigen a atajar sus orígenes. De esta forma, se incide en la “necesidad de ahondar en las vías diplomáticas para pacificar los países en conflicto” que son origen de miles de personas que precisan asilo y refugio. En paralelo, Irene García ha destacado la importancia de conseguir “una política común de inmigración y asilo en el seno de la Unión Europea, que incluya una autoridad ejecutiva en esta materia, que apueste por la cooperación con países terceros y que sea capaz de abordar instrumentos de ordenación de los flujos migratorios”.

Irene García ha incidido en que “España está llamada a desempeñar un papel determinante en este tiempo en el que es más necesario que nunca reforzar a nivel nacional y europeo las vías de diálogo y cooperación con países como los del norte de África, trabajar contra las mafias del tráfico de personas y reforzar la cooperación tanto con los países en conflicto como con aquellos que reciben un mayor número de refugiados, complementando la asistencia de ACNUR y de la propia Unión Europea”.

“En el plano local también hay mucho por hacer”, ha afirmado la secretaria general y presidenta. “De ahí que planteemos que los municipios gaditanos y la Diputación se sumen a la red de ciudades-refugio preparando dispositivos de acogida”, ha afirmado. Por este motivo, las iniciativas que irán a los plenos de la provincia reclamarán la creación de Mesas de Apoyo a Refugiados en el ámbito municipal y de la propia Diputación; que se encarguen de poner en marcha las diferentes medidas para la atención y apoyo de estas personas; y que se haga, además, de una manera estable y permanente.