publicidad


El Partido Socialista de la provincia de Cádiz ha mostrado su “enorme sorpresa e incredulidad” por las declaraciones del portavoz del PP en Diputación, José Loaiza, que esta mañana ha cuestionado el nombramiento del asesor económico que trabajará desde la institución provincial, desde un punto de vista técnico, por mejorar la situación de los municipios de la provincia. “Que diga el señor Loaiza el nombre de uno solo de los asesores que nombró en su etapa como presidente que pueda mostrar la mitad de capacidad, experiencia, conocimientos y currículo que el señor Francisco Collado”.

Collado  es economista y auditor, máster en Programa de Dirección General del prestigioso IESE, y está vinculado a la administración local desde hace casi cinco décadas, desde 1968, cuando inició su andadura en el Banco de Crédito Local (BCL), dedicándose a la auditoría de ayuntamientos de toda España, entre otras labores. Pasó luego a ser director general de la entidad y a presidir la primera constructora para ayuntamientos que se creó en España, propiedad del propio BCL.

Posteriormente pasó a ser director de la banca institucional de Argentaria, además de trabajar como directivo del Banco Santander hasta 2006, cuando se prejubiló. Desde ese momento se ha dedicado a la asesoría y a la formación en la administración local, autonómica y nacional, prestando sus servicios a ayuntamientos de toda España, de diverso color político, entre ellos a los de León u Oviedo, gobernados por el Partido Popular. En los últimos años, en la provincia de Cádiz, ha prestado sus servicios a los consistorios de Puerto Real (gobernado por IU) y Sanlúcar, tareas que dejó tras el fallecimiento de un familiar directo.

Además, Collado ha sido profesor en el Instituto Nacional de Administración Pública, y ha participado como docente en numerosos seminarios, cursos y másteres universitarios, entre otros los impartidos por la prestigiosa Fundación San Telmo o por colegios profesionales de secretarios, interventores y tesoreros.

La sorpresa de los socialistas es mayor por el hecho de que Loaiza haya hablado de falta de transparencia, cuando el puesto de asesor técnico del área económica fue llevado al pleno de la institución y ni Loaiza ni el PP se opusieron a su creación, “entendiendo, con buen criterio, que era un refuerzo más para trabajar por la mejora de la situación económica de nuestros municipios”. “Es ahora, de repente, cuando despierta Loaiza de su largo letargo y se dedica a lanzar invectivas, olvidando que, donde debía haber mostrado su parecer, en el pleno, no dijo nada”.

“Nos tememos, se sigue diciendo desde el PSOE, que ha vuelto la vieja escuela del PP, la del insulto, la de intentar el descrédito, la de las desconsideraciones a profesionales más que reconocidos, sin ningún rubor ni la mínima ética política. ¿No se da cuenta el PP que los ciudadanos lo que quieren es que los partidos, los políticos, nos dediquemos a resolver sus problemas, no a este tipo de actuaciones, que nada aportan? Por lo visto no, ni el PP ni Loaiza se han enterado aún. No les ha valido la durísima derrota electoral en las pasadas elecciones municipales”.

Desde el PSOE también se muestra su extrañeza de que sea Loaiza quien critique este nombramiento. “¿Es el mismo Loaiza que nombró al exalcalde de El Puerto como su asesor, sin que aún hoy sepamos para qué, aparte de para que cobrase un sueldo de 52000 euros? Usó a Diputación de manera indigna, para que Enrique Moresco accediera a dejar la Alcaldía de El Puerto a cambio de un sueldo astronómico como asesor”.

Desde las filas socialistas también se recuerda el último escándalo de Loaiza, que se conoció cuando solo faltaban dos semanas para las elecciones municipales: el nombramiento del exparlamentario andaluz Rafael Ruiz Canto como asesor. “¿Un asesor para dos semanas? Aún estamos esperando la explicación de Loaiza sobre este asunto”.

“A eso se dedicaba Loaiza y el PP durante su periodo de presidente de la Diputación, esos son los nombramientos que hizo Loaiza como presidente, no es de extrañar que su gestión durante cuatro años fuese nula, puesto que sus decisiones tenían una clara intención política dentro de su partido, en modo alguno buscaban rodearse de técnicos capacitados, algo que ahora, cuando lo hace la nueva presidenta, le duele especialmente y de ahí la salida impropia que ha tenido, descalificando a un profesional de primer nivel”.