Irene García.

García cree que ha llegado la hora de que Moreno Bonilla respalde con medidas también a los ayuntamientos que han asumido gastos directos y renunciado a ingresos para salvar situaciones dramáticas ante la pandemia

La secretaria general del PSOE de Cádiz, Irene García, ha anunciado hoy que presionarán al PP, a través de mociones en los ayuntamientos, para que la Junta de Andalucía sume al plan de ayudas a autónomos y pymes, “un verdadero plan de rescate con ayudas directas dirigido también a otros actores del sector servicios afectados por los cierres de actividad en nuestra provincia como la hostelería, el comercio de cercanía o la venta ambulante”. A esa reclamación, la dirigente socialista añade una petición rotunda para que “el Gobierno de la Junta responda a los ayuntamientos en la gestión de esta crisis que vienen asumiendo en solitario”. 

“Moreno Bonilla llega tarde en un doble sentido porque plantea que los ayuntamientos hagan algo que buena parte de ellos ya vienen haciendo, como son ciertas bonificaciones de tasas; y porque a fecha de hoy no ha dado dinero para respaldar a los ayuntamientos que han debido asumir gastos directos y han renunciado a otros ingresos, a pesar de que la Junta sigue recibiendo fondos del Gobierno de España”, ha explicado García que cree que la Junta puede ampliar su apoyo a los consistorios en cuestiones de su competencia como las viviendas en alquiler.  

“Creemos que ha llegado el momento de que la Junta ponga en marcha compensaciones por el sobreesfuerzo de los ayuntamientos, por caída de ingresos y aumento de gastos, por ejemplo, a través de la Patrica o ver las posibilidades sobre el canon autonómico del agua”, ha precisado, insistiendo en que además “es un clamor ahora amplificado, la necesidad de que se mejore la financiación de los ayuntamientos”. 

La secretaria general ha insistido en que “pondremos sobre el tablero político todas estas cuestiones y estaremos vigilantes en el plan de autónomos y pymes que solo ha sido acordado con la patronal y no con los sindicatos, porque los 600 millones de euros en ayudas que contempla el plan no están vinculados al mantenimiento del empleo”.

García considera “perentorias esas ayudas directas a fondo perdido que den un respiro al sector mientras salimos de la pandemia de la Covid-19, para evitar que se sigan bajando persianas en los pequeños negocios”. En la moción socialista, se insiste en que se contemple el plan de rescate de hostelería y comercio local en los presupuestos de la Junta para 2021 “como una auténtica garantía de ejecución y para no quede, como otros planes, en el limbo”.