publicidad


Eléctrica de Cádiz ha alertado de que se están produciendo casos de fraude telefónico en los que personas que no tienen ningún tipo de vinculación con la empresa se hacen pasar por empleados o comerciales de la suministradora para estafar a los clientes tratando de cobrarles deudas inexistentes.

Por ello, ante cualquier sospecha, la empresa recomienda a sus clientes que llamen al teléfono gratuito de atención al cliente 900 373 411 para contratar la información. Esta recomendación se realiza después de varias denuncias informadas por la Policía Nacional y por los propios clientes.

Según ha detallado, el fraude se lleva a cabo mediante llamadas telefónicas en las que u supuesto comercial o responsable de cortes, que en unos casos dice ser de Eléctrica de Cádiz y en otros de Endesa, reclama el pago inmediato de una supuesta deuda, dando detalles de importes y números de facturas que en ningún caso responden a datos reales, asegurando los defraudadores que, de no pagar, se procederá al corte de suministro de forma inmediata.

Al parecer, se trata de estafadores profesionales con métodos bien estados y las llamadas se dirigen normalmente a pequeños y medianos negocios en vísperas de fiesta o fines de semana, con la idea de ejercer mayor presión y dejando escaso margen de reacción.

Eléctrica de Cádiz recuerda a todos sus clientes que disponen del teléfono gratuito de atención al cliente las 24 horas del día, pudiendo resolver a través del 900 373 411 todo tipo de dudas que puedan surgir en la gestión diaria y, concretamente, de sus recibos eléctricos. La empresa insiste en que esta es la forma más directa y efectiva de tramitar las cuestiones que puedan surgir entre las personas que tengan su contrato de suministro con la comercializadora.