Redacción | San Fernando.- Los trabajos para acondicionar la playa canina en Camposoto ya han finalizado, tras instalarse los elementos informativos y de señalización necesarios para que los que quieran acceder a la zona acotada cumplan todos los requisitos y puedan disfrutar con sus mascotas de la gran novedad que este año va a suponer contar con este espacio en la playa isleña, la única de la provincia de Cádiz que cuenta con autorización para ello al acogerse a toda la normativa vigente al respecto.

La zona en la que se ubica, pasado el acceso 8 de la playa a 1,5 kilómetros de la Punta del Boquerón, responde a que es un área con baja afluencia de bañistas y está perfectamente señalizada desde la carretera de acceso a la playa con carteles que indican el camino que se tiene que seguir para llegar a la misma con las mascotas. También se han colocado paneles de señalización y contenedores de residuos a lo largo del sendero para que puedan ser usados tanto por los usuarios de la playa sin mascotas como por los que van con perros, de forma que les sea más fácil mantener limpia la zona de residuos.


El acceso de los perros a la playa canina se hará en todo momento en compañía de sus dueños, con correa, y única y exclusivamente a través del sendero peatonal de la Punta del Boquerón; estando terminantemente prohibido acceder a la misma por la zona de playa habilitada con servicios y equipamientos propios de la temporada estival. Además, el acceso de los perros a la misma se hará en todo momento en compañía de sus dueños y atados con correa.

Esta zona de playa canina ocupa una superficie aproximada de 5.000 metros cuadrados, donde las mascotas tienen que estar sujetas mediante correas, ya sea en el agua o en la arena. Dentro de esta superficie, se acotan 1.125 metros cuadrados mediante un vallado desmontable de madera respetuoso con el medio ambiente en el que las mascotas sí pueden estar sueltas, salvo las potencialmente peligrosas.

Debido a la baja afluencia de bañistas en esta zona, se ha prohibido el baño a los humanos -que podrán hacerlo desplazándose sólo unos metros- para que sean las mascotas las que puedan disfrutar del mar y así cumplir con las especificaciones en materia sanitaria. De esta forma, fuera de la zona acotada y en todo el frente delimitado como playa canina, los perros permanecerán con correas y siempre en compañía de sus responsables. En estas condiciones exclusivamente, las mascotas podrán acceder al agua.

En esta zona, y también al inicio del sendero de la Punta del Boquerón, se ha instalado panel informativo que contienen las normas de uso de esta zona para que los usuarios puedan estar tranquilos si cumplen todos los requisitos habituales exigidos a los perros: estar censados, llevar microchip, estar correctamente vacunado y desparasitado e ir acompañado de una persona mayor de edad que lo controle en todo momento.

De la limpieza y el mantenimiento de esta zona se encargará la empresa concesionaria de los servicios de recogida de residuos y limpieza viaria. Se contará también con un servicio de vigilancia de la Policía Local en coordinación con Protección Civil.

El Ayuntamiento confía en que se haga un uso responsable de la zona, cumpliendo las normas básicas de convivencia y respeto a los usuarios de la playa.

Compartir con: