El consejo de Administración de Aguas de Cádiz (ACASA), con los votos de los representantes del Equipo de Gobierno y del PSOE ha acordado disolver la comisión ejecutiva delega de esta empresa municipal ante la negativa del su vicepresidente y consejero por el Partido Popular, Ignacio Romaní, a abandonarla. Esta comisión de investigación pretendía esclarecer la relación entre la empresa municipal del agua y el Observatorio Andaluz de Responsabilidad Social, que coordina el director de la tesis doctoral del propio Romaní, en el periodo en el que el edil popular fue presidente de la misma. El posicionamiento de seis de los ocho consejeros presentes (los tres representantes del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Cádiz y de los tres del PSOE) no han logrado que el consejero del Partido Popular, Ignacio Romaní, renuncie finalmente a formar parte de esta investigación.


El presidente de la empresa municipal, Álvaro de la Fuente, ha asegurado que ante “la cerrazón del consejero del PP, esta comisión no tiene sentido seguir adelante con este proceso”.

El pasado 23 de abril el consejo de ACASA aprobó establecer una comisión que aclarara la relación entre la empresa municipal y el observatorio del director de la tesis doctoral del que fuera presidente de la misma y actual vicepresidente, Ignacio Romaní, a la luz de las informaciones periodísticas que atribuían un pago por parte de la empresa municipal de 42.000 euros al Observatorio que dirigía el director de la tesis del ex presidente cuando estaba al frente de la sociedad. Esta comisión iba a estar formada por un representante de cada fuerza política con presencia en el consejo, y el PP había designado al propio Romaní.

El presidente de Aguas de Cádiz, Álvaro de la Fuente, calificó entonces lo ocurrido de “increíble e insólito”. Para De la Fuente esta comisión “nació ya herida, puesto que es absurdo lo que ha hecho el PP, que vive completamente ajeno a la realidad”. Por ello, los representantes del Equipo de Gobierno (dos de Por Cádiz sí se puede y uno de Ganar Cádiz en Común) y del PSOE han pedido formalmente en el consejo de administración de esta tarde que Romaní abandonara dicha comisión. Sin embargo, esta petición no ha sido acogida por Romaní y su partido, que han optado por mantenerlo en la misma.

El presidente de Aguas de Cádiz, Álvaro de la Fuente, ha señalado al termino del consejo de esta tarde que “es un despropósito que Romaní siga empeñado en estar presente en esta comisión, no tiene ningún sentido más allá que el de enturbiar, entorpecer y boicotear esa comisión”, ha sentenciado el también concejal de Medio Ambiente.

De la Fuente ha afirmado que “la comisión nació herida por la presencia de Romaní y ahora está muerta por culpa de un PP que demuestra que vive muy alejado de la realidad y quiere ser juez y parte”.

El edil ha insistido en que “tenemos la obligación de estudiar y poner en marcha otras vías porque está en entredicho la reputación de una empresa municipal y porque la gente tiene derecho a saber qué se ha hecho con su dinero”.

El presidente de la empresa pública ha aseverado que “nosotros le brindamos a Romaní la oportunidad de que se defienda y esclarezca lo que deba esclarecer, lo que no tiene sentido es lo que intenta vendernos el candidato del PP, Juan José Ortiz, que quiere que Romaní actor principal en esta comisión. Eso vulnera la ética y la transparencia”.

Compartir con: