Costa Cádiz Comunicación

cabecera

Antes de aprobarse la nueva Constitucion el 19 de marzo 1812, conocida popularmente como “La Pepa”, y en medio del asedio francés, la Junta Central tuvo que refugiarse en Cádiz desacreditadas ya por las derrotas militares.

 

Fue entonces cuando el 24 de Septiembre de 1810, las Cortes proclamaron que eran depositarias del poder de la Nacion y que, por tanto, se erigían como poder constituyente. Todo ello en el Real Teatro de las Cortes en la Real Isla de León, hoy llamada, San Fernando.

 

Sin título-2

Cuenta la historia, y así se certifica, que fue en la Iglesia de San Pedro y San Pablo (Iglesia Mayor), de la ciudad, donde se realiza el juramento de los primeros diputados de estas cortes.

Antes de este juramento, se celebra misa de Espiritu Santo por don Luis Maria de Borbón, Arzobispo de Toledo, seguida del himno de Veni Sancti Spiritus y de un Te Deum.

 

El acto de juramento consistia en Jurar la “santa religión católica, apostólica, romana sin admitir otra alguna en los Reinos; conservar en su integridad la Nación española, y no omitir medio alguno para libertarla de sus injustos opresores, conservar a nuestro amado Soberano el sr. D. Fernando VII todos sus dominios, y en su defecto a sus legítimos sucesores, y hacer cuantos esfuerzos sean posibles para sacarlo del cautiverio y colocarlo en el Trono, desempeñar fiel y legalmente el encargo que la Nación ha puesto a vuestro cuidado, guardando las leyes de España, sin perjuicio de alterar, moderar y variar aquellas que exigiese el bien de la Nación”.

 

Los diputados avanzan de dos en dos y colocan su mano derecha sobre los Evangelios, respondiendo “Sí juramos”. En estas cuatro preguntas están sobreentendidas las claves de los orígenes de nuestro constitucionalismo.

capital

Cuando España fue una isla

Un enfurecido Napoleón campea a sus anchas por las tierras españolas con la firme intención de hacerse con el control de Europa. Solo quedan Cadíz y San Fernando en rendirse a sus pies. Por eso, y en vista que los franceses no pudieron cruzar los pocos metros que separan estas tierras de la península por el puente Zuazo, durante mas de dos años; este pequeño rincón trimilenario se convirtió en capital de España por unos días. Una ciudad, San Fernando, que cambio el rumbo de una historia que tenia visos de convertirse en tricolor, la bandera que ondearía el corazón de los españoles.

teatro

Fue el lugar elegido para la celebracion de la primera sesión de las Cortes a la que asisten 102 diputados. Algunos datos destacados del Salón de Cortes de la Real Isla de León es que era de forma elíptica longitudinal truncada; Antonio Prat, ingeniero de marina, fue el encargado de acondicionar el Teatro donde se gastan 20.000 reales en el acondicionamiento y las medidas del salón eran de 26 por 14 varas. (22 por 12 m).

 

En el escenario se colocó un retrato del rey y una medalla alegórica de 4 varas de diámetro con símbolos de España en bajorrelieve. En el patio de butacas había 2 tribunas de arengas, 2 hileras de asientos para los diputados y una barandilla corrida, “barra” que separaba esta zona de la reservada al público. En los palcos se acomodó a las autoridades y al público.

asedio

Como se le conoce al sitio de Cádiz y San Fernando que tuvo lugar el 5 de febrero de 1810 tras la derrota en la batalla del Portazgo del ejército napoleónico, estableciendo un cerco a la ciudad de Cádiz y San Fernando hasta el 24 de agosto de 1812.

 

Tras la ocupación de Madrid el 23 de marzo de 1808, San Fernando (cerca de Cádiz) se convirtió en sede del gobierno español, siendo atacadas ambas localidades por sesenta mil soldados franceses bajo el mando del mariscal Claude Victor, siendo uno de los más importantes sitios de la guerra. La defensa de la ciudad estuvo a cargo de dos mil soldados españoles, reforzados posteriormente por otros diez mil, así como por tropas británicas y portuguesas.

 

En octubre de 1810 se envió para socorrer Cádiz un ejército anglo-español de socorro puesto en vigor tras la desastrosa batalla de Fuengirola. Un segundo intento de socorro se hizo desde Tarifa en 1811, sin embargo, a pesar de derrotar al ejército francés dirigido por el Mariscal Claude Victor en la batalla de la Barrosa, el sitio no se levantó.

 

En 1812, tras la batalla de Salamanca, las tropas francesas se vieron obligadas a retirarse de Andalucía, ante el temor de verse cercadas por los ejércitos aliados. La derrota en Cádiz de las tropas francesas contribuyó a la liberación de España de la ocupación francesa, debido a la supervivencia del Gobierno español y a la utilización de Cádiz como base por las fuerzas aliadas.