publicidad


Finalmente el Mercadillo de los jueves en la Magadalena no se ha instalado, por decisión propia de los vendedores ambulantes que exponen sus propuctos en este recinto. No ocurrió lo mismo, en el día de ayer, con los vendedores del Mercadillo de San Antonio, que si ofrecieron sus productos al público de La Isla.

Hay que recordar que el anuncio de la vuelta de los Mercadillos, se reliazó la semana pasada por parte del ayuntamiento que aseguraba que tras mantener reuniones con los distintos vendedores y exponerles las medias que había qeu seguir, acordarón la apertura de los mismos para esta semana.

El concejal competente en esta materia, Antonio Rojas, adelantó que la apertura se podruciría con las máximas garantías de seguridad y salubridad, tanto para los vendedores como para los ciudadanos.

Entre las medidas acordadas estaba la de desinfección de los mercadillos antes de su puesta en marcha y tras la finalización de las ventas de ese día.  En el caso del Mercadillo de La Magdalena, el mismo se instalaría en la explanada de la Feria, para poder ocupar una mayor superficie y hacer posible la separación de 2,5 metros laterales entre cada uno de los puestos, así como de 6 metros con los vendedores de enfrente. Además contaria con un circuito único de entrada y salida debidamente señalizado, al que se accederá por la calle Camarón de la Isla desde la avenida San Juan Bosco, y del que se saldrá por la misma calle en dirección al caño.

Así las cosas, también se acordó que los vendedores deberían llevar guantes, mascarillas y disponer de gel hidroalcohólico para su uso por parte de ellos y por parte de los clientes.

En cada puesto podría haber como máximo dos vendedores, y entre ellos una distancia mínima de 2 metros. Además, los pagos deberían hacerse con tarjeta de forma preferente, y en cada expositor los productos estar ordenados y a la vista, estando específicamente prohibidos los montones.

Quedaba prohibida la existencia de probadores de ningún tipo, y dado que los clientes no se podrían probar las prendas los comerciantes estarían obligados a admitir devoluciones excepto en los casos de ropa íntima y alimentos. Las prendas devueltas no se podrían poner a la venta hasta que no se hubiesen desinfectado de nuevo.

En cada puesto podría permanecer como máximo dos clientes, y el resto que quiera adquirir productos en el mismo sitio debería quedar a la espera con una distancia mínima de 2 metros. Si los clientes quisieran tocar algún producto, antes deberían desinfectarse las manos con el gel hidroalcohólico disponible en cada puesto, y cualquier residuo de plástico deberán depositarlos en los recipientes que se encontrarán en cada expositor.

Por su parte el ayuntamiento, lamenta que pese a todos los esfuerzos realizados y las medidas ejecutadas para que se pudiera celebrar con todas las garantías de seguridad necesarias frente al Covid-19, los comerciantes del mercadillo de la Magdalena hayan optado por no acudir a la cita de hoy y no hayan montado sus puestos.

«El Ayuntamiento ha puesto todas las facilidades posibles y se han hecho todos los esfuerzos necesarios para dar alternativas y una respuesta ágil a este sector, especialmente afectado por la paralización de la actividad y que por su naturaleza está especialmente perjudicado por esta crisis. Por este motivo, se lamenta que los comerciantes no hayan aprovechado esta oportunidad por discrepancias internas», aseguran.

El Consistorio espera en que pronto se pueda volver a la normalidad por el bien de este sector económico, y recuerda que en las actuales circunstancias siguen existiendo restricciones y llamamientos de las autoridades sanitarias para evitar el contagio del coronavirus que impiden que el mercadillo de la Magdalena pueda realizarse sin aplicar las medidas de seguridad y sanitarias previstas para hoy.