El Gobierno municipal ha firmado con la empresa Territorio y Ciudad, responsable de la redacción del Peprichye, el último contrato antes de la presentación definitiva para su aprobación inicial de este Plan del Centro Histórico. Como ha señalado el delegado de Urbanismo, Ángel Quintana, se trata de “darle el impulso administrativo definitivo, el que se perdió hace muchos años por el hastío de otros gobiernos, para que entre en la última fase antes de la aprobación inicial”.

Por eso, el delegado de Urbanismo no ocultaba que “se trata de un día muy feliz por el trabajo realizado. La firma de este contrato es el principio del fin del hastío y del abandono que ha sufrido el centro. Se trata de un contrato complementario que unificará todos los documentos de nuestro ansiado Peprichye. Estamos a punto de llevarlo a aprobación inicial, después de que ya ha sido admitida a trámite la Evaluación Ambiental Estratégica por parte de la Junta, que representa un paso más a esa aprobación que queremos llevar a final de año”.

En este sentido, ha destacado que “es el comienzo del fin de ese abandono que sufre nuestro centro y que nosotros, con el Gobierno que preside David de la Encina, vamos a sacar adelante porque desde que comenzara el mandato no hemos dejado ni un solo día de trabajar por él”.

Por su parte, el primer teniente de alcalde y delegado de Economía, Antonio Fernández, ha ratificado que “con esta firma del contrato, donde se va a redactar definitivamente el Peprichye y van a estar todos los documentos completados, culminamos el proceso a nivel administrativo y solo falta llevarlo a pleno para que sea aprobado. Por eso, hoy es un motivo de estar contentos porque este contrato nos permite vislumbrar esa luz al final del túnel en cuanto a lo que es la tramitación del Plan”.

Finalmente, Manuel Ángel González Fustegueras, como responsable de Territorio y Ciudad, ha recordado que ésta es la séptima versión del Plan especial, “por lo que lo tenemos todo muy afinado. Se trata de darle el último impulso”. Ha reconocido que “ha habido una especie de mala suerte porque en este camino ha habido muchos cambios normativos, pero todo hace indicar que estamos al final del camino de tener el documento aprobado, aunque éste no es el final. Luego hay que aplicarlo y hacer un esfuerzo complementario por parte del Ayuntamiento para que los ciudadanos del centro histórico estén en pie de igualdad con los del resto del municipio”.

Compartir con: