publicidad


La presidenta de Diputación solicita reunirse con la titular de Navantia, Susana de Sarriá   

“Las malas noticias y la imagen de conflictividad nunca traen efectos positivos; y hoy menos que nunca a tenor de la competitividad del sector naval y la coyuntura socioeconómica y sanitaria que estamos viviendo”. Estas manifestaciones corresponden a la presidenta de la Diputación de Cádiz, Irene García, quien muestra su preocupación por la deriva de las protestas que han promovido trabajadores de la industria auxiliar. Irene García considera que el sector naval también depende de la imagen que se proyecta y, sobre todo, “del grado de cumplimiento de los plazos de entrega” por lo que reclama unificar esfuerzos para que las factorías de Navantia en Cádiz, Puerto Real y San Fernando, junto al tejido de empresas auxiliares, sean reconocidas por la calidad de su servicio y su capacidad innovadora.

La presidenta de Diputación también quiere que se respeten los cauces institucionales, al objeto de establecer una unidad de acción auténtica y legítima. Al respecto defiende que “sin entrar en este conflicto puntual, las relaciones laborales tienen unos interlocutores legalmente establecidos”, en clara alusión a los comités de empresa. Desde un punto de vista político-institucional, Irene García no descarta que la Diputación pueda ser el foro donde se concrete una voz única, si bien entiende que “en este momento deben ser los alcaldes y alcaldesas que cuentan con plantas en sus términos quienes lideren la interlocución con los representantes de los trabajadores de las factorías. Me comprometo a tratar de buscar ese punto de encuentro, pero siempre a partir de las demandas de nuestros municipios”.

El mensaje que traslada Irene García viene precedido de diferentes contactos que la presidenta de Diputación ha mantenido con representantes de Navantia, de la Federación de Empresas del Metal (FEMCA), con alcaldes y alcaldesas. “Y todos coinciden en la necesidad de mantener la prudencia, apostar por el diálogo y alejarse de posiciones extremas”, ha reiterado, tras conocer la cancelación del paro que secundaban trabajadores del sector auxiliar y el mantenimiento del calendario de movilizaciones.

Irene García recuerda que “el asunto verdaderamente crucial es asegurar carga de trabajo y dar estabilidad a las empresas”, tareas que implican directamente al Gobierno de la Nación –en lo que concierne a la consecución de más contratos- y a la Junta de Andalucía, en lo referido a los planes de formación. La presidenta de la Diputación de Cádiz, para tener un conocimiento cercano y fiable de las expectativas de Navantia, ha solicitado reunirse con la presidenta de la compañía naval, Susana de Sarriá. Ambas ya se reunieron a finales de 2018; en aquella ocasión Irene García pudo conocer las previsiones del Plan Estratégico diseñado para los astilleros.